Renovación y oportunidades

Dudas e inquietudes en la población cubana produjo el anuncio, el pasado septiembre, de las transformaciones que experimentaría la Educación Superior (ES), algunas en fecha tan temprana como el curso escolar 2016-2017.

 

 

Entre ellas, es quizá la tocante a las modificaciones en el ingreso para las carreras que se imparten en Curso por Encuentro (CE) y Educación a Distancia (ED), una de las que mayor expectativa e interés originó por parte de los lectores de Granma, expresadas en su sitio web y en las llamadas recibidas en la redacción.

 

“La aplicación al CE y ED de los mismos requisitos que se aplican para el Curso Diurno (CD) se ha convertido en una barrera no solo cognitiva, sino también psicológica, para esas personas que son trabajadores y llevan años sin estudiar”, explicaba en aquel momento el titular del sector Rodolfo Alarcón Ortiz, un tema sobre el cual el ministro y otros directivos del ramo volvieron este miércoles, ahora para ofrecer detalles del procedimiento a seguir por los aspirantes a ambos cursos.

 

Tomamos la decisión de trasladar el cumplimiento de los requisitos de los exámenes de ingreso al primer año de las carreras y como parte de su plan de estudio, en lugar de hacerlo antes de entrar a la universidad, informó Alarcón Ortiz.


Sobre las condicionantes que propiciaron la adopción de esta medida, el ministro recordó que a partir del curso 2010-2011 se acordó que los aspirantes a optar por una plaza en cualquier tipo de curso debían realizar los tres exámenes de ingreso (Matemática, Español e Historia de Cuba).

 

El objetivo fue garantizar la calidad del ingreso y, por consiguiente, de los egresados de la ES —explicó—, y se seleccionaron estas tres asignaturas considerando que eran las fundamentales del plan de estudio del preuniversitario, y las que un estudiante debe dominar para cualquier carrera.

 

Como resultado, la medida supuso para el CD una disminución del porcentaje de estudiantes que ingresó a la enseñanza, realidad que ha ido transformándose y en la actualidad las tres cuartas partes de los aspirantes aprueban sus exámenes, sobre todo provenientes de la fuente de preuniversitario.

 

No obstante, aunque hoy los aprobados permiten cubrir el plan de plazas, aún no se satisfacen las necesidades de la economía y la sociedad, si tenemos en cuenta que la capacidad de formación de la fuerza de trabajo calificada —expresada en la infraestructura, la co­bertura docente, etc.— todavía es insuficiente.

 

Para ejemplificarlo, Alarcón Ortiz explicó que en los últimos cinco años se dejó de ingresar a las universidades 60 000 estudiantes ne­cesarios para satisfacer esas demandas, sobre todo en Ciencias Técnicas, Económicas y Agro­pecuarias. Asimismo, puso el ejemplo de las carreras pedagógicas, en la cual el déficit está provocado —más allá de las condiciones de infraestructura— en la escasa motivación que genera en los estudiantes.

 

Se agrava este hecho cuando los profesionales se ocupan en actividades ajenas a su profesión, por la migración laboral hacia otros países y la necesidad de la economía cubana de encaminarse hacia actividades de mayor valor agregado, con la consiguiente demanda de fuerza de trabajo calificada, en condiciones de una significativa contracción demográfica, agregó.

 

Alarcón Ortiz manifestó que el panorama descrito conduce directamente a la necesidad estratégica de favorecer el ingreso a los CE y ED, sobre todo si tenemos en cuenta la disminución sostenida de la matrícula en esos cursos desde que se aplicó el requerimiento de los exámenes de ingreso. “La matrícula del curso 2007-2008 —una de las mayores que hemos tenido en la Educación Superior— es diez ve­ces mayor que la que teníamos en el curso 2014-2015”.

 

IMPLEMENTAR CON RESPONSABILIDAD

En el curso 2016-2017 tendrán la posibilidad de ingresar a la Educación Superior en las modalidades de Curso por Encuentro y En­señanza a Distancia todo aquel que cuente con el nivel medio superior vencido, sin límite de edad, ni necesidad de realizar las pruebas de ingreso, ratificó Manuel Guillermo Valle, director de Formación de Profesionales.

 

Las carreras que cada universidad tiene concebidas a partir de los planes de plazas y demandas concertados en los territorios, se van a cursar en las sedes centrales y en los Centros Universitarios Municipales, aseguró.

 

Las asignaturas Matemática, Español e His­toria de Cuba formarán el 5 %  del total de horas del currículo y contará con sus respectivas evaluaciones sistemáticas, parciales y fi­nales, con la particularidad de que el estudiante no puede llevarlas de “arrastre” a segundo año, a diferencia de otras materias.

 

Para complementar el estudio, los estudiantes tendrán acceso a recursos de aprendizaje digitales como programas, libros de textos, conferencias, guías de estudio, ejercicios, videos y evaluaciones aplicadas en años anteriores.

 

Entre los beneficios que se implementarán para los aspirantes al CE y ED, se encuentra que las asignaturas aprobadas en los exámenes de ingreso del año 2014 en lo adelante, serán convalidadas hasta tres años después, explicó René Sánchez, director de ingreso y ubicación laboral del Ministerio de Educación Superior (MES).

 

Otra de las prerrogativas tiene relación con los graduados de las carreras pedagógicas, así como del curso de nivel medio superior con dos años de duración, y de otros programas habilitados para la formación docente por el Ministerio de Educación. “No tendrán que cumplir el requisito de aprobar los exámenes de ingreso vigentes. Podrán continuar estudios directamente en carreras pedagógicas del CE”, explicó.

 

En el caso de que exista una demanda superior a las plazas ofertadas, Sánchez informó que se aplicarán en cada universidad “instrumentos de selección”, lo cual permitirá ordenar el otorgamiento. “A partir de la semana próxima y escalonadamente, cada universidad publicará los criterios de selección junto con el plan de plazas de cada carrera”, agregó.

 

En respuesta a Granma sobre las consecuencias de las diferentes interpretaciones que pudieran surgir sobre la aplicación de dichos “instrumentos de selección”, el mi­nistro expresó que sus contenidos no tienen necesariamente que estar vinculados con las asignaturas Matemática, Español e Historia. “El instrumento debe ser sencillo y seguro, porque el propósito es hacer expedito el ingreso de estas personas a la Educación Superior. El método a utilizar estará en manos de cada institución”.

 

No obstante estas explicaciones, corresponderá al MES establecer los mecanismos de control para que estas decisiones no se salgan de las manos y los métodos utilizados sean “transparentes y públicos”, como los caracterizó el director de Ingreso y Ubicación Laboral.

 

Relacionado con los análisis del diseño curricular que impidan la dualidad en la impartición de contenidos, Guillermo Valle añadió que cada universidad realizará los análisis pertinentes y en estos momentos los reglamentos vigentes en la Educación Superior tienen la suficiente flexibilidad para que puedan aprobar esos mo­dificaciones y que no se repitan las materias.

 

NUEVAS OPCIONES PARA EL CURSO DIURNO

René Sánchez explicó que este año para “el acceso por el CD se mantienen los tres exámenes que durante los años precedentes se han realizado, y también es imprescindible que cada examen sea aprobado con un mínimo de 60 puntos”.

 

“Es necesario reiterar que se realizan tres convocatorias y los estudiantes tienen dos oportunidades para aprobar.

 

Presentarse a la prueba Ordinaria es de obligatorio cumplimiento, excepto cuando hay una razón de fuer­za mayor que se lo impida”, dijo.

 

Los presidentes de las comisiones de ingreso provinciales son los facultados para autorizar a los estudiantes a examinar en la convocatoria extraordinaria, quienes solicitarán las carreras que hayan quedado sin cubrir después de la primera prueba. En el caso de los aspirantes de la fuente Orden 18 este año su primera presentación a examinar será en la Extraordinaria.

 

Como novedad, el otorgamiento de plazas a la fuente de Concurso se realizará al concluir cada convocatoria de examen. “Ello creará nuevas expectativas en esa fuente que siempre esperaba hasta la convocatoria ex­traor­dinaria, mejorará la composición y beneficiará la calidad de los que aspiran a una u otra carrera”.

 

Por otro lado, informó que tampoco tendrán que realizar exámenes de ingreso algunos jóvenes que deseen ingresar en las carreras de perfil pedagógico. Entre ellos se encuentran los ganadores de medallas de Oro, Plata o Bronce de todos los concursos de conocimientos de la educación general —tanto nacional como provincial—; los mejores egresados de las escuelas pedagógicas del nivel medio seleccionados a nivel provincial, y los jóvenes que se encuentran realizando el preuniversitario completo o una parte en la universidad, siempre y cuando aprueben los exámenes propios de las asignaturas que dan cumplimiento al bachillerato.

 

Convocatorias para los exámenes de ingreso  a la Educación Superior: (Para más información sobre el ingreso visitar el sitio web: www.mes.gob.cu)

Videos


Artículos Relacionados