RADIO JARUCO

Font Size

SCREEN

Layout

Direction

Menu Style

Cpanel

Fernando el gigante

logo cinco heroesComo se había anunciado al pueblo cubano, este 27 de febrero Fernando González Llort, luego de cumplir íntegramente su sentencia fue trasladado del centro correccional federal de Safford, en Arizona hacia un centro de inmigración para iniciar el proceso de deportación que lo traerá de regreso a la patria definitivamente.

Aunque cada cubano conoce a Fernando por las fotografías diseminadas por todas partes al largo y ancho de la Isla y por los testimonios de sus familiares, amigos es importante destacar algunos detalles de su vida que convierten a este hombre de cincuenta años en un gigante.

 

Fernando es graduado de Relaciones Internacionales y su inclusión en la Red Avispa, el grupo de cubanos encargado de monitorear las actividades terroristas organizadas, ocurrió menos de un año antes de ser descubiertos y detenidos por el FBI.

Fernando González llegó a Miami en febrero de mil 998 y su misión era fortalecer el grupo y seguir de cerca las actividades de Orlando Bosh Ávila, ya fallecido, pero que resulta bien conocido entre nuestro pueblo porque fue junto a Posada Carriles, autor intelectual de la voladura del avión de Cubana en Barbados, y que costó la vida a 73 personas inocentes.

Pero para revelar otros detalles de la vida del héroe cubano que espera bien pronto regresar a casa, prefiero valerme de las palabras de Gerardo Hernández, otro de los Cinco antiterroristas cubanos quien envió un mensaje a Fernando hace pocas horas.

Gerardo decía en su misiva: "De la misma manera en que Ramón es el más alto, seguido muy de cerca por René, a Fernando le toco ser el de menos estatura física, mientras que el segundo lugar en esa categoría se lo quite a Tony por un pelo. (Aunque eso del pelo sea un decir). Ese "titulo" de Fernando le valió que, en parte por cariño, y también por la arraigada costumbre profesional de evitar los nombres, a veces, entre nosotros, le llamáramos "el pequeño", y continuaba diciendo: "mientras recuerdo tantas muestras de grandeza que ha dado nuestro hermano, he reparado en la ironía que encierra el llamar "pequeño" a ese gigante".

"Cuando nos arrestaron, continúa Gerardo en su carta, "Fernando tenía razones extra para sentir angustia, dolor, frustración... En términos del beisbol que tanto le gusta: el lanzaba también juegos completos, pero su misión en Miami aquella vez, era de relevo corto. Debía regresar a Cuba pronto. Su boda estaba casi lista. La novia, esa Rosa guerrera que por él sacrificó todo en la vida, quedo casi vestida. Aun así, del gigante jamás escuchamos un lamento.

Presencié cuando su abogado del juicio, Joaquín Méndez, le advirtió con toda razón profesional que, dada la menor gravedad de los cargos que a él se le imputaban, cualquier defensor de respeto optaría por separarlo de los demás como estrategia. La respuesta de Fernando, como la de René ante similar sugerencia, fue tajante e inequívoca, enfatizaba Gerardo Hernández Nordelo, quien resume mejor que nadie la grandeza de su compañero de lucha.

Por mi parte, nada más debo agregar para mantener el brillo de un testimonio tan elocuente, hermoso y profundo sobre Fernando. Solo una cosa más, recordemos que como dijo René, quien está en la patria desde hace nueve meses, el regreso significa otro rayo de esperanza para continuar en la batalla por los que quedan en las entrañas del Imperio.