Juan Gualberto un periodista revolucionario

Como historiador y periodista, estos dos oficios en que me puso la vida a ganarme los frijoles y el pan para mi familia, no puedo, ni yo ni algún otro que pretenda estudiar la historia de los hombres cumbres de las letras cubanas y los revolucionarios fervorosos obviar un nombre: Juan Gualberto Gómez.

 


Juan Gualberto inició su vida el 12 de julio de 1854 en Unión de Reyes, Matanzas. Nació libre gracias al esfuerzo y el ahorro de sus padres, esclavos domésticos y pudo estudiar fuera del país, lo hizo en Francia.
Allí abrazo las ideas independentistas francesas y al conocer a Francisco Vicente Aguilera selló su compromiso eterno para con la libertad de su patria.


Se hizo periodista y sus letras siempre estuvieron destinadas a buscar la chispa de la libertad en cada cubano, fue apresado mientras se encontraba en preparativos para la Guerra Chiquita y enviado a la prisión de Ceuta en España, allí cumple desde 1880 hasta 1882 y bajo libertad condicional en tierras españolas, Juan Gualberto Gómez continúa con su pluma encendida esparciendo las ideas de la liberad y la condena al colonialismo español.


El periodista conspirador, otra vez de vuelta en su tierra natal, continuó su labor desde las páginas de los diarios La Igualdad y la Fraternidad, donde se puede apreciar en el nombre de estos la marcada influencia en Juan Gualberto de las ideas libertarias de la revolución francesa.


La amistad entre Juan Gualberto y José Martí fue muy fuerte, tantas condiciones de revolucionario total vio en él el apóstol que lo nombró Representante del Partido Revolucionario Cubano en la Isla para organizar una red conspirativa en todo el país.
Cambió la pluma por el machete para alzarse en 1895 pero tuvo la mala suerte de ser apresado por las huestes españolas y condenado a prisión en Valencia, España de donde sale en 1898 y tras una breve estancia en New York, regresó a La Habana ese mismo año.


Ya en la Cuba neocolonial Juan Gualberto desde su puesto de miembro de la Asamblea Constituyente se opuso con fervor a la Enmienda Platt, e integró el movimiento de Negros y Mulatos, llegó a ser Senador de la República y Senador pero siempre en franca oposición al mal manejo de los fondos públicos y las políticas represivas de presidentes como José Miguel Gómez, el conocido "Tiburón" o el mismísimo "Asno con Garras", Gerardo Machado.


A Juan Gualberto Gómez lo sorprendió la muerte el 15 de marzo de 1933 a los 78 años, pero su limpieza como político, su integridad como revolucionario o el fervor de sus ideas de independencia vertidas con letras del corazón desde sus manos de periodista le ganaron para siempre un lugar en los hombres de bien de la historia de Cuba, digno de ser estudiado, recordado y amado por las nuevas generaciones de cubanos.

Videos


Artículos Relacionados

Variados