Papa Francisco llama a no resignarse ante la violencia, el narcotráfico y la exclusión

MÉXICO.—El Papa Francisco lla­mó este martes a la Iglesia Católica mexicana a no caer en la tentación de la resignación ante flagelos que afectan al país como la violencia, la co­rrupción y el tráfico de drogas.

 

Durante una misa celebrada en Mo­relia, capital de Michoacán, el Su­mo Pon­­tífice envió su mensaje ante obis­­pos, sacerdotes, diáconos, consagrados y seminaristas reunidos en un es­tadio de fútbol de la ciudad, a quie­nes pidió no “atrincherarse” en sus diócesis.

 

El Papa Francisco se convirtió así en el primer jefe de la Iglesia Católica en visitar Michoacán.

Advirtió que una de las tentaciones que brota de contemplar am­bientes dominados por la violencia, la corrupción, el tráfico de drogas, la exclusión, la indiferencia ante el sufrimiento y la pre­cariedad, es la resignación.

 

La resignación, ante una realidad que parece convertida en un sistema inamovible, es una de las armas preferidas del demonio, ex­presó.


Agregó que tal tentación paraliza e impide proyectar, “nos frena para arries­gar y transformar”.

El jefe de la Iglesia Católica ofició ante un Cristo de madera con más de 350 años, en ceremonia en la que los cánticos estuvieron a cargo de un coro de 200 personas, acompañados por la Orquesta Sinfónica de Michoacán, señaló Prensa Latina.

 

Fue la cuarta misa del líder religioso en su primera visita pastoral a México, que concluye hoy en Ciu­dad Juárez, Chihuahua, cerca de la frontera con Estados Unidos.