Visita de Obama a Cuba: con los ojos abiertos

Sin dudas el suceso mediático más importante del momento es la visita del Presidente Barak Obama a Cuba los días 21 y 22 de marzo. Así lo anunció el propio mandatario estadounidense en su cuenta de Twitter y de igual manera lo confirmó en conferencia de prensa Josefina Vidal Ferreiro, Directora General para Estados Unidos del Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba.

 

Ahora le propongo analizar el impacto de la noticia en los diferentes medios internacionales. En el Diario El Mundo de España se especula que: “La visita sería la culminación del proceso de normalización de relaciones anunciado por La Habana y Washington en 2014.” El País refirió que se trata de “un deshielo incompleto” porque queda pendiente por ejemplo eliminar el embargo, un asunto clave sin solución hasta hoy como bien subrayó Josefina Vidal.

 

Otros medios enfatizan la importancia histórica del hecho al inscribirse como la primera visita oficial de un presidente norteamericano a la Isla en 88 años.


Y también se hace alusión a los encuentros anteriores entre Raúl y Obama en septiembre durante la Asamblea General de la ONU y en ocasión de la Cumbre de las Américas celebrada en abril, del pasado año.

 

Otros diarios norteamericanos como el Nuevo Herald destaca en uno de sus titulares que la denominada oposición, espera que la visita de Obama acelere cambios políticos en Cuba. En tanto, los grupos de ultraderecha de Miami reaccionaron en contra del viaje al cual califican como una ofensa a la democracia. Como escuchan es más de lo mismo, la histeria que insiste en prevalecer a pesar de que el mundo cambió, de que Cuba tampoco es la misma y a pesar de los errores y tropiezos se transforma desde adentro para el bienestar colectivo del pueblo.

 

El anuncio de la visita de Obama se produce tras más de un año de avances en el proceso y en medio de un importante intercambio entre la secretaria de Comercio, Penny Pritzker, y el ministro cubano de Comercio Exterior, Rodrigo Malmierca, ronda de conversación dirigida a impulsar el comercio bilateral.

Recordemos que en este tiempo se pueden subrayar avances claves en el acercamiento entre los dos países como la exclusión de Cuba de la lista de estados patrocinadores del terrorismo y la reapertura de embajadas en ambas naciones, sin contar las medidas que se vienen aplicando en relación a los viajes regulares y el comercio, y la petición de Obama al Congreso de levantar el bloqueo.

 

Sobra decir que son pasos importantes, sin embargo enfatizo que lo que Obama hará no es precisamente un acto heroico, más bien parece otro arranque de sensatez y quiero recalcar algo: La visita es importante, los acuerdos bilaterales que puedan refrendarse en lo adelante también, no lo dudo. Pero no son esos acontecimientos los que marcarán el rumbo de la historia. Hay quienes creen firmemente que con la visita de Obama se acabarán las dificultades económicas de los cubanos, pero insisto, depende de una cuota elevada de creatividad, talento y sacrificio del pueblo lograr ese futuro próspero al que se aspira en la nación. Muchas cosas van a cambiar y deben cambiar necesariamente como dijo Fidel, pero se hará sin prisa y sin pausa tal y como exhorta a cada paso Raúl. ¿A quien puede importarle más el futuro y el bienestar del pueblo si no es a nosotros mismos? Entonces, sería imprudente dejarle la casa al extraño para que la gobierne y acomode a su manera, vamos a ser amigos y negociar pero siempre alertas, con los ojos bien abiertos. Se trata de Cuba, de la patria. 

Videos


Artículos Relacionados