De lo más intrépido de nuestra historia

jose-antonio-echeverriaLas luchas revolucionarias a lo largo de toda la historia de Cuba son verdaderamente ricas en hechos y acciones que demuestran el valor y la capacidad de los cubanos. Hoy se cumplen 57 años de uno de los acontecimientos históricos más intrépidos ocurridos en nuestro país.

 

El Rescate de Sanguily, la Protesta de Baraguá, la Huelga General de 1933 o el Asalto al Moncada en 1953 son ejemplos que lo demuestran, pero sin dudas, cuando se hable de hechos de esta envergadura hay que traer a colación indiscutiblemente la acción político- militar del 13 de marzo de 1957, protagonizada por el Directorio Revolucionario. Me refiero a el Ataque a Palacio Presidencial y La Toma de Radio Reloj.

 

Bajo la dirección de José Antonio Echeverría, jefe del directorio y Presidente de la Federación Estudiantil Universitaria (FEU), se desarrolló de manera conjunta el Ataque al Palacio Presidencial y la toma de la emisora Radio Reloj. La acción militar perseguía ajusticiar al dictador Fulgencio Batista y dar a conocer a todo el pueblo el hecho mediante un comunicado convocando a un levantamiento general contra la dictadura.

 

Personalmente considero los sucesos del 13 de marzo como la acción más arriesgada e intrépida de todas cuantas se acometieron a lo largo de nuestras luchas revolucionarias hasta 1959, dado el atrevimiento de entrar en el mismísimo Palacio Presidencial con un pequeño grupo de hombres para ajusticiar al tirano y que conste que a punto estuvieron de lograrlo, Batista se escabulló de puro milagro.

 

A pesar del fracaso militar de la acción, el ataque a Palacio y la toma de Radio Reloj fueron acontecimientos de extraordinaria significación histórica que demostraron la resolución absoluta de acabar con el régimen de Batista, un tirano sanguinario que había accedido al poder mediante un vil golpe de estado el 10 de marzo de 1952.

 

Cuentan que el dictador tembló como un niño ante la posibilidad real de ser ajusticiado por los revolucionarios y que nunca más se sintió seguro ni en su casa. Para el 14 de marzo el cuerpo de seguridad personal del presidente se había duplicado.

Las acciones desde el punto de vista político fueron un éxito. El pueblo verdaderamente comprendió a lo que estaban dispuestos los jóvenes cubanos por conseguir la libertad.

 

Los hechos constituyeron un eslabón más en la gran cadena de acontecimientos revolucionarios del pueblo cubano. José Antonio en representación del Directorio Revolucionario había firmado el 30 de agosto de 1956 la Carta de México salvaguardando la unidad de la lucha revolucionaria.

 

José Antonio nunca tuvo más razón cuando en su testamento político señaló que de caer la sangre de los caídos señalaría el camino de la libertad. Gordo, tu ejemplo vive en el pueblo que te cumple a diario ya no por lograr la libertad que tanto añoraste, sino por defenderla. Para ti nuestra admiración y respeto, y nuestro compromiso indisoluble de luchar hasta las últimas consecuencias por continuar viviendo en Cuba Libre.

Videos


Artículos Relacionados