La mujer cubana en las luchas revolucionarias

La mujer cubana fue, es y será un símbolo vivo de entrega, cubana, pasión, valentía y coraje. Sobran los ejemplos que lo demuestran a largo de nuestra historia.

 

Amalia Simoni, o Mariana Grajales destacaron por su entrega en las primeras luchas por la independencia de la Patria, y aunque fueron muchas otras, ellas representan la cubanía, el valor y el sacrificio de la mujer por defender la libertad de su patria.

 

Otras siguieron su ejemplo y les tocó también dar un paso al frente, a riesgo incluso de su propia vida, en una época triste y negra para el pueblo de Cuba, cuando el país era controlado por gobiernos tiránicos y corruptos al servicio de Estados Unidos.

 

Urselia

Llega en esta oda al recuerdo de mujeres valerosas, una joven muy bella, sencilla e inteligente que se convirtió en la primera mujer mártir de la Lucha Clandestina, su nombre era Urselia Díaz Báez.

 

Ofelia Báez, su mamá, contó orgullosa que su hija con solo 18 años de edad le tenía plena confianza: "Me tenía confianza, todo me lo decía. No le preocupaba morir, estaba consciente de que ese sería, en muchos casos, el precio de la libertad. Siempre repetía que por uno que muriera se levantarían otros".

 

El martes 3 de septiembre de 1957, justo el día que Urselia terminó el cuarto año de su bachillerato junto a un grupo de estudiantes y amigos prepararon desde una cafetería una acción para el Cine América, que derrumbara los planos de festejos de la tiranía para el 4 de septiembre por el aniversario del primer golpe de estado que había protagonizado Fulgencio Batista años antes.

 

Vestida con un bonito vestido estampado Urselia Díaz se dirigió al Cine América, comenzó a ver la película y de pronto se levantó fue al baño de damas y al manipular la bomba que traía atada con una cinta adhesiva a su muslo derecho el artefacto le explotó en las manos, la hirió gravemente y le ocasionó la muerte
Luego de dos días de intensas gestiones por parte de sus allegados para recuperar los restos de la muchacha, los esbirros entregaron el cadáver destrozado de Urselia, la joven estudiante del Instituto de La Habana, que se convirtió en la primera mujer en dar su vida en la lucha clandestina.

 

Gloria
Otra de las mujeres valerosas y de las que no se habla mucho, fue Gloria Cuadras de la Cruz, una santiaguera de pura cepa, ligada estrechamente a la historia de lucha de su ciudad natal. Una mujer de carácter firme, incorruptible y valiente que se mantuvo unida a lo más limpio y radical de la contienda revolucionaria, protagonista eterna de la clandestinidad.


Gloria, y su esposo Amaro Iglesias, se dieron a la tarea de rescatar los restos de los caídos para dar digna sepultura a los revolucionarios que vinieron a pelear a Santiago de Cuba. Participó en el juicio por los sucesos del Moncada que comenzó el 21 de septiembre de 1953 aprovechando su condición de comentarista de la emisora CMKC, convirtiéndose en uno de los pocos espectadores y siendo la radio el medio desde el cual con más fuerza combatió con su propia voz los desmanes del régimen de Fulgencio Batista.

 

Gloria fundó el Frente de Mujeres Cubanas que más adelante se unió al Movimiento 26 de Julio, del cual se convirtió en secretaria de agitación y propaganda. Su labor como periodista fue esencial ganándose el respeto y la admiración de los oyentes, coordinó además el alzamiento del 30 de noviembre de 1956 para apoyar el desembarco de Fidel y los expedicionarios del Granma.

 

El 26 de agosto de 1987 falleció Gloria Cuadras de la Cruz, quien fuera una de las más activas luchadoras revolucionarias del siglo pasado. Durante su sepelio, cuentan que sobre Santiago caía una pertinaz llovizna que la acompañó junto a su esposo y un mar de pueblo, hasta el cementerio de Santa Ifigenia como señal de la tristeza de la ciudad por la partida de una de sus principales columnas.

 

Asela
Santiago de cuba vio nacer a otra mujer completa, Asela de los Santos Tamayo. El 30 de noviembre de 1956 cuando el alzamiento en Santiago, Asela bajo las ordenes directas de Frank País vistió su traje verde olivo y participó en la acción.


Lo realizado por Asela necesitaría mucho tiempo para ser resumido, en 1960 participa junto a Vilma en la creación de la Federación de Mujeres Cubanas, integrando su Buró Nacional, primero como Organizadora y después como Secretaria General, responsabilidad que ocupó hasta el año 1966 en que pasa al MINFAR como Jefa de la Dirección de Enseñanza y Escuelas Militares Camilo Cienfuegos del Estado Mayor General. Es ascendida al grado de Capitán.


En 1970 fue designada Directora General de Formación de Personal Docente del Ministerio de Educación, siendo promovida a diferentes responsabilidades, incluyendo la de Ministra.
A sus 84 años Asela de los Santos continua trabajando con humildad desde su casa y ojalá pueda seguir haciéndolo muchios años más.

 

Las Marianas
La labor de Haydeé Santamaría, Melba Hernández y Clodomira Acosta y Celia Sánchez es bien conocida, pero hay otro episodio de aquella etapa insurreccional que tuvo como protagonistas a varias mujeres y la visión de Fidel Castro cuando creó el Pelotón las Marianas en plena Sierra Maestra.


La Capitana Isabel Rielo Rodríguez , como jefa, la hoy General de Brigada Delsa Esther Puebla Filtres "Teté", segunda jefa, Olga Guevara Pérez, Eva Palma Rodríguez, Lilia Rielo Rodríguez, Rita García Reyes, Angelina Antolín Escalona, Edelmis Tamayo Núñez, Norma Ferrer Benítez, Flor Pérez Chávez, Juana Peña Peña, Orosia Soto Sardiña y Ada Bella Acosta Pompa. Trece valerosas mujeres bajo la asesoría directa de celia y Fidel.


Por cierto convencer a los hombres le costó al Comandante en Jefe una reunión extraordinaria de más de cinco horas, al termino de esta Fidel les dijo a las guerrilleras: "Muchachitas, han visto cómo he tenido que discutir para que ustedes puedan combatir. No pueden hacerme quedar mal" y vaya si se lucieron participaron en varios combates de forma directa y nunca se les oyó una queja o lamento alguno.


La mujer cubana siempre ha sido determinante en cada etapa de la historia de su país, en nuestro tiempo sigue creciéndose ante las dificultades diarias, lleva el hogar y trabaja mucho por el bienestar de su pueblo y el de su familia.

 

Sobre su papel dentro de la Revolución cubana Fidel sentenció: "Las mujeres constituyen un verdadero ejército al servicio de la Revolución...La mujer es una Revolución dentro de la Revolución ... Cuando en un pueblo pelean los hombres y pueden pelear las mujeres, estos pueblos son invencibles, y la mujer de este pueblo es invencible"

Sirva este trabajo para reconocer a todas las mujeres cubanas y en especial a aquellas que defienden las conquistas de la Revolución desde las distintas esferas de las FAR, el MININT, la PNR, las tropas Guardafronteras.

Videos


Artículos Relacionados

Variados