Chávez siempre vive

Categoría: Especiales
Publicado el Viernes, 04 Marzo 2016 14:21
Escrito por Yordán Díaz
Visitas: 485

Todavía limitado de mis funciones como periodista por una intervención quirúrgica, no concebía dejar pasar por alto una fecha que a tantos afectó emocionalmente. Hace tres años, el 5 de marzo de dos mil trece a las 16 y 25 horas, Venezuela, Cuba y los revolucionarios del mundo perdían al líder Hugo Rafael Chávez Frías. La noticia, emitida por el entonces vicepresidente Nicolás Maduro, me estremeció, y más cuando tuve la oportunidad de verlo en varias ocasiones junto al Comandante en Jefe Fidel Castro en la Plaza de la Revolución. Daba su adiós físicamente el Comandante Hugo Chávez, el gran amigo de Cuba.


Nacido en Sabaneta, Estado de Barinas, Venezuela, el 28 de julio de 1954, Chávez fue un aficionado  al béisbol, a la pintura, la música, la escritura creativa y el teatro. Pero su inclinación militar le marcó la vida, a tal punto que obtuvo el título de Bachiller en Ciencias en 1971 e ingresó en la Academia Militar de Venezuela donde se graduó de licenciado en Ciencias y Artes Militares. Cuentan que logró las más altas calificaciones en los diversos cursos impartidos en el seno de las Fuerzas Armadas.


En 1982 fundó el Movimiento Bolivariano Revolucionario, y guiado por las ideas del prócer Simón Bolívar, el Comandante Chávez supo penetrar en el corazón de su pueblo. Sus vastos conocimientos emancipadores y de justicia social lo inmortalizaron como uno de los grandes revolucionarios de toda la América porque supo mantener un gobierno democrático, participativo y progresista.


Sinceridad, honradez y valentía distinguían al líder venezolano. Fue un hombre de capacidad extraordinaria probada en muchas ocasiones, en particular en abril de 2002 tras el golpe de Estado que sacudió Venezuela. Durante su mandato Hugo Chávez se ganó la admiración de sus coterráneos y gestó una política de programas sociales nombrada desde el año 2003 como misiones.

 

Para tales fines contó en gran medida con el apoyo de los revolucionarios cubanos que también ayudaron a resolver disímiles dificultades en la población venezolana en materia de educación y salud.

 

Así triunfaba Chávez, siempre trabajando por la felicidad de su pueblo. Por eso y mucho más, Hugo Rafael Chávez Fría no ha muerto, vive en el corazón de los venezolanos y revolucionarios que en el mundo luchan por el bien de la humanidad.


Desde el Cuartel de la Montaña, en su Venezuela querida, todavía estremece al visitante. Allí está Chávez, siempre dispuesto a luchar por un mundo mejor, porque al decir de José Martí: “El hombre crece tanto, que ya se sale de su mundo e influye en el otro. Por la fuerza de su conocimiento abarca la composición de los invisibles, y por la gloria de una vida de derecho llega a sus puertas seguro y dichoso”.