Salud pública en la Ciudad Condal de Jaruco antes y después de 1959

Desde el triunfo de la Revolución el primero de enero de 1959 nuestro gobierno siempre se preocupó por la salud y el bienestar del pueblo implantando la atención médica gratuita para todos. ¿Pero sabe usted cómo era la situación de la salud pública en la Ciudad Condal de Jaruco antes y después de 1959?  

 

 

El 24 de junio de 1783 la población recibe con grandes fiestas el título de Ciudad Condal, toda vez que gozaba de las condiciones requeridas: plazas, calles, numerosas viviendas, cercanías a las costas, terrenos fértiles, montes y aguadas. Entre 1798 y 1802 se construye el hospital San Juan de Dios de Jaruco para asistir a los más de 1000 pobladores pobres de la Ciudad Condal que más tarde se convertiría en Hospital de Caridad para atender a esclavos, libertos, vagabundos y personas sin amparo familiar, con este nombre funcionó hasta concluida la guerra el 1ro de enero de 1899.

 

A mediados del siglo XIX se creó la plaza de médico municipal y de médico de hospital, las cuales fueron desempeñadas por los doctores Manuel Elosúa Valdés y Luís Navarro Romero.

 

Durante la intervención norteamericana lo reanimaron para albergar a los huérfanos de la reconcentración, por lo que las autoridades civiles comenzaron a luchar por repararlos y construir una casa de socorro. Durante la guerra funcionó como hospital militar conjuntamente con lo que es hoy el Círculo Social que lo llamaron “La Cruz Blanca”.

 

En 1908 se crean las juntas locales de Sanidad y de estos escasos presupuesto se repara el maltrecho “Hospital” convirtiéndolo en casa de socorro donde acudía la población pobre.

 

En 1937 por iniciativa del alcalde es remozado y habilitado para los servicios médicos pero años después por falta de atención se convierte en asilo de vagabundo y zona de tolerancia y en 1952 surge la primera clínica particular donde se encuentra hoy Radio Jaruco y los integrantes del colegio médico local deciden crear una cooperativa médica creándose así la clínica San Juan de Jaruco.  

 

Antes del Triunfo de la Revolución la Salud Pública en Jaruco no contaba con presupuesto asignado por los gobiernos de turno, a ellos solo les interesaban las ganancias que mediante la salud del pueblo podían lograr sus corruptos procesos electorales.

 

En Jaruco como en todo el país nuestro estado socialista garantiza a pesar del bloqueo y otras coyunturas internacionales un presupuesto en materia de salud que  sobrepasa los cinco millones y medio de pesos en función de garantizar el bienestar de nuestras familias.

 

Vale la pena recordar que en la Ciudad Condal de Jaruco existían antes de mil novecientos cincuenta y nueve, seis médicos y de ellos, solo dos llegaban hasta la zona rural a asistir a sus pacientes, se contaba con cuatro enfermeras, tres parteras y un boticario.

 

en Jaruco, gracias a la Revolución,
asciende a casi un centenar de médicos, más de 100 enfermeros, y más de una veintena de estomatólogos.

 

Durante la República mediatizada y neocolonial nuestro pueblo tenía como centros hospitalarios la Casa de Socorros y dos pequeñas clínicas privadas a las que por sus altos precios no podían acceder ni la mitad de los habitantes de Jaruco.

 

Hoy tenemos un policlínico Integral Docente nuevo y que presta más de treinta y seis servicios a los jaruqueños de forma gratuita, tenemos una Clínica Estomatológica, un Centro Municipal de Higiene y Epidemiología, un Banco de Sangre, un centro de Salud Mental, una central de Ambulancias, ocho farmacias, una Sala de Rehabilitación, un Hogar Materno, una óptica de nuevo tipo, una consulta especial de Genética Médica, treinta y ocho consultorios médicos de la familia además de la sede Universitaria Municipal donde se forman los futuros profesionales de la salud.

 

La atención a los discapacitados ocupa un lugar de privilegio en jaruco, el territorio cuenta con un centro de entrenamiento sociolaboral para adolescentes y jóvenes con bajo coeficiente de inteligencia y su principal objetivo es formar normas de conducta que les permita integrarse a plenitud a la sociedad, a la vez que aprenden la esencia de oficios que posibiliten recibir un salario y contribuir a la holgura de los servicios y la productividad.

 

Amigos a simple vista se pueden ver los cambios radicales ocurridos en nuestro municipio en materia de salud pública después del triunfo revolucionario.

 

Hace mucho tiempo para los jaruqueños y para todos los cubanos los médicos están cuando y donde se les necesita porqué como dijera nuestro José Martí el que se guarda para sí sus logros y sabiduría, aprende para vil, por eso es que muchos médicos cubanos cumplen hoy en tierras extranjeras con el sagrado deber de llevar esperanza al corazón de muchos pobres en el mundo que sueñan con tener, tal vez, un día un sistema de salud como el nuestro.

 

Nuestra amada Ciudad Condal dejó de ser de pocos para convertirse en el pueblo de todos, el cambio, para bien, es casi increíble y se puede tocar con las manos.

Videos


Artículos Relacionados