Ecuador acoge jornada sobre reivindicación marítima de Bolivia

Quito, 30 mar (PL) Bolivianos y ecuatorianos compartirán hoy en esta capital una jornada de reflexión sobre la reivindicación marítima de Bolivia, evento convocado por la embajada de ese país aquí.


La sala Benjamín Carrión de la Casa de la Cultura Ecuatoriana será la sede de esta jornada a favor del reclamo boliviano de una solución pacífica para recuperar su acceso al océano con soberanía.

 

El evento complementa otro realizado el pasado 23 de marzo, cuando la Embajada de Bolivia en Ecuador, las sedes diplomáticas de los países de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA), movimientos de solidaridad y organizaciones sociales, conmemoraron el Día del Mar.

 

Desde un parque de Quito donde se encuentra emplazada una estatua de El Libertador Simón Bolívar, los participantes en el acto rindieron homenaje a quienes defendieron el litoral boliviano frente a invasores chilenos en 1879.

 

El embajador de Bolivia en Ecuador, Juan Enrique Jurado, recordó que su país nació a la vida independiente con un litoral sobre el océano Pacífico de 400 kilómetros de costa.

 

Chile alcanzó su independencia también en el siglo XIX con un territorio más reducido, y las primeras Constituciones identificaron claramente que el límite norte de ese país era el desierto de Atacama, donde comenzaba el territorio boliviano.

 

Según el diplomático, a partir del descubrimiento de ricos depósitos minerales en el litoral de Bolivia, la codicia de empresas extranjeras se manifestó, y hace 137 años las tropas chilenas invadieron el puerto boliviano de Antofagasta.

 

No hubo una guerra declarada, sino una invasión, subrayó.

 

Jurado contó que el 23 de marzo de 1879, un grupo de 135 bolivianos, armados con 34 fusiles y algunas carabinas intentaron detener heroicamente el avance de la fuerza invasora de más de mil 500 hombres.

 

En su criterio, fueron los grupos de poder, guiados por intereses económicos, los que han hecho y hoy día siguen haciendo la guerra en el mundo.

 

Al decir del embajador, en la actualidad soplan vientos diferentes porque Latinoamérica es una región sin guerra, que busca soluciones pacíficas a las injusticias históricas.

 

Somos naciones que recuperamos la democracia a favor del protagonismo de los pueblos, es el tiempo de sentarnos frente a frente con los hermanos chilenos a discutir nuestro problema, a darle soluciones y mostrar al mundo que podemos solucionar nuestras diferencias, sostuvo.

 

El diplomático defendió las posibilidades de entendimiento por las necesidades mutuas y recalcó que Bolivia es un país pacifista y de ese modo desea solucionar este problema centenario que agobia a generaciones por el enclaustramiento marítimo sufrido.

 

Jurado agradeció al pueblo chileno, por su solidaridad, expresada a favor de la integración y del ferviente grito de "Mar para Bolivia con soberanía".

Videos


Artículos Relacionados