Yosvani y/ o Yosvany, nombres malditos en Matanzas

Yosvani, Torres inmenso, ganó su tercer juego de esta semifinal a Matanzas y llevó, contra el pronóstico de muchos, a Pinar del Río a la discusión del título de la pelota cubana, batalla que comenzará el miércoles en el José Ramón Cepero ante el monarca vigente Ciego de Ávila.

 

Al duelo del domingo llegó Pinar con la historia de su parte pues nunca antes había perdido un séptimo juego después de ganar el sexto, y así fue otra vez, Torres se encaramó por Erlis Casanova y en seis y dos tercios permitió una carrera sucia, y hasta ahí las clases, Matanzas, que jugó mal a la defensa, y Víctor Mesa, quedaron una vez más en el camino y con el sueño de ser campeones a cuestas.   

 

En la parte alta del noveno y con abrazo a dos en la pizarra, y dos outs Yosvany Alarcón estrelló la mizuno en el techo del victoria de Girón y ya, fin a la historia, el refuerzo tunero sonriente decidió un gran juego de pelota donde sinceramente se impuso la casta enorme de Pinar y otra vez, quinta consecutiva, Matanzas queda tendido en la orilla tras navegar sin suerte.

 

Sin dudas el nombre: Yosvani será muy recordado para mal en la Atenas de Cuba, pues fueron dos Yosvany los que acabaron con el sueño de los cocodrilos en su propio pantano, uno,  un maestro desde el box todo coraje y clase y otra palabra muy cubana que comienza con c, y el otro un leñador de pura cepa, ambos trasladaron a los vegueros ahora a la tierra de la piña, donde Ciego es favorito pero con Pinar vaya usted a creer en eso.

Videos


Artículos Relacionados