Forjadores de nuevas esperanzas a lo cubano

CAMAGÜEY.—Hermosa tarde de emociones y vivencias compartidas por varias generaciones la de este 4 de abril, en que juntas, en representación de toda Cuba, acudieron a conmemorar los aniversarios 55 de la Or­gani­zación de Pioneros José Martí (OPJM) y 54 de la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC).

 

El bello y espacioso Casino Campestre, de esta ciudad, engalanado para la ocasión, vi­bró junto al público ante el excelente espectáculo ofrecido por niños, adolescentes y jó­venes de algunas de las más emblemáticas instituciones culturales y centros de la enseñanza artística de la localidad.

 

La gala fue disfrutada, jun­to a los dirigentes juveniles y pioneriles, por Olga Li­dia Ta­pia Iglesias, miembro del Secre­ta­ria­do del Co­mité Central del Partido; Roberto Mon­te­sinos Pérez, jefe de Departamento del Comité Cen­tral y Jorge Luis Ta­pia Fonseca, primer se­cre­tario de la organización en Cama­güey.

 

Otorgada por la UJC y la OPJM, la dirigente partidista entregó la Distinción Los Za­pa­ticos de Rosa al Conjunto Artístico Arlequín, perteneciente a la Oficina del Historiador de la Ciudad de Camagüey, y a Francisco López Domínguez, quien dedicó buena parte de su vida al quehacer juvenil y pioneril en el territorio.

 

Fue esta una jornada colmada también de símbolos, en que 54 jóvenes destacados en el estudio, el trabajo y la defensa de la Patria recibieron el carné como nuevos integrantes de la UJC, de manos de Yuniaski Crespo Ba­quero, primera secretaria del Comité Na­cional de la organización.

 

Al pronunciar las palabras centrales del acto, la primera evocación de Aymara Guz­mán Carrazana, presidenta nacional de la OPJM, fue para Ignacio Agramonte quien, di­jo, postergó sus sueños juveniles y sus amores apasionados, al comprender que su época reclamaba sacrificios inmensos en aras de la libertad.

 

“Los años han pasado, los reclamos del país son otros, pero la urgencia de los mismos precisan de idéntico valor, igual entrega e inteligencia de las nuevas generaciones pa­ra enfrentar una guerra mucho más sutil que se nos hace, pero con iguales intenciones de coloniaje y de usurpación de la nacionalidad”, precisó.

 

Al referirse a los nuevos escenarios en que transcurre la vida de ambas organizaciones, la dirigente juvenil ratificó el compromiso de su membresía con la continuidad histórica del proceso revolucionario, la lucha por la eficiencia económica, el control y el enfrentamiento a toda conducta que nos debilite o nos desuna.

 

“La historia, proclamó, es nuestra herencia más valiosa y el mejor antídoto contra errores y desidias. Sabemos que no podemos ol­vidarla, aunque a ello nos convoquen ciertos cantos de sirena, porque conocemos el precio que podríamos pagar ante semejante desprecio a la gloria que se ha vivido”.

 

En horas de la noche, muy cerca del Ca­sino Campestre, en la Plaza de la Libertad, mi­les de jóvenes disfrutaron junto al popular dúo Buena Fe, cuya actuación cerró por todo lo alto el amplio programa productivo, histórico, cultural, deportivo y recreativo concebido para festejar el 4 de abril.

 

Por Miguel Febles Hernández | Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Videos


Artículos Relacionados