La Gran Victoria del pueblo en Girón

En marzo de 1960, el gobierno norteamericano dispuso la preparación de una agresión militar a Cuba, en la que se emplearían emigrados contrarrevolucionarios de origen cubano, en combinación con las bandas que se habían alzado en el interior del país, específicamente en la región central, y que contaban con el apoyo moral y material de la reacción interna y la Agencia Central de Inteligencia, CIA.

 

El plan era emplear las fuerzas mercenarias por mar y por aire, distribuyéndolas por diferentes puntos del territorio nacional, y promover simultáneamente un levantamiento armado interno.

 

Un año más tarde, el 12 de abril de 1961, el presidente de Estados Unidos, John F. Kennedy, afirmaba:”… bajo ninguna circunstancia habrá una intervención en Cuba por las fuerzas de los Estados Unidos”. Mientras, lo mercenarios entrenados en Guatemala eran transportados en camiones y aviones hacia puerto Cabezas, en Nicaragua, donde los esperaban los barcos norteamericanos que los llevarían a Cuba.

 

No habían transcurrido 72 horas de las declaraciones del Presidente estadounidense, cuando el 15 de abril eran bombardeados los aeródromos de San Antonio de los Baños y Ciudad Libertad, en La Habana, y el de Santiago de Cuba, por aviones norteamericanos procedentes de Nicaragua. Su misión, destruir la pequeña fuerza aérea de la naciente revolución para que esta no entorpeciera el desembarco.

 

Ante los criminales hechos, el Comandante en Jefe Fidel Castro ordenó movilizar todas las unidades de combate de las Fuerzas Armadas Revolucionarias, sin interrumpir la producción, ni la Campaña de Alfabetización.

 

El 17 de abril, entre la una y 30 y las dos de la madrugada, las tropas mercenarias desembarcaron por Playa Girón y Playa Larga, en la Bahía de Cochinos, iniciando el avance en territorio cubano.

 

Rápidamente, Fidel dispuso que las tropas de la nación, conformadas por el Ejército Rebelde, la Policía Nacional Revolucionaria y las Milicias, se dirigieran al lugar del desembarco.

 

Durante los combates librados fueron derribados 12 aviones enemigos, hundidos dos buques y tres barcazas, y se averiaron otras cuatro embarcaciones. El saldo fue de más de 200 muertos y mil 197 prisioneros, y se capturó gran cantidad de armamento, municiones y técnicas de combate.

 

Cada minuto y hora de la batalla en las arenas de Playa Girón brilló por el heroísmo de todos los combatientes, trabajadores, campesinos, jóvenes y hasta adolescentes. En las ciudades, el pueblo organizado en los CDR, los Órganos de la Seguridad del Estado y las Milicias Nacionales Revolucionarias, cumplieron su rol en la retaguardia.

 

El 19 de abril de 1961, en Playa Girón, se produjo la gran derrota militar del imperialismo yanqui en América, la victoria del socialismo, de los explotados, y sobre todo de las ideas revolucionarias de un pueblo dispuesto a no permitir que le arrebataran la soberanía y la independencia definitiva, alcanzadas el primero de enero de 1959.

Videos


Artículos Relacionados