Totalmente renovado, reabre sus puertas el Museo Girón

Ciénaga de Zapata, Matanzas. —Hoy 19 de abril, lue­go de algo más de dos meses de duro bregar, reabre sus puertas el Museo Girón, una noticia que anima extraordinariamente a los cenagueros.

 

La reparación capital de esta institución, em­prendida con el propósito  manifiesto de realzar un sitio que perpetúa la histórica epopeya de abril de 1961, deviene digno homenaje a los cubanos que con gran firmeza y resolución de­fendieron el honor de la Patria ante la invasión mercenaria.

 

Así lo considera Bárbara Sierra Cobas, directora del prestigioso centro, quien reconoce además que después de los trabajos de restauración es notorio el cambio y el Museo se ve ra­diante, totalmente renovado. Parece otro, dijo tras exaltar la labor mancomunada de las fuerzas que protagonizaron las exigentes labores de mantenimiento constructivo.

 

Observó que aunque en lo esencial subsiste la razón de su existencia, el centro muestra ahora de una forma más conveniente la información resumida a partir de conceptos de la museología contemporánea y gracias a un diseño que resalta el detalle deseado en cada uno de los múltiples espacios. Dijo que la transformación concede beneficios en el montaje, exhibición, la comunicación y la recepción de lo que se cuenta.

 

Como rasgo distintivo, indicó que el nuevo discurso museográfico tiene como hilo conductor el poema Elegía de los zapaticos blancos, de Jesús Orta Ruiz. Los versos están distribuidos por todas las locaciones a manera de apoyatura de la historia narrada, aclaró.

 

En el vestíbulo del Museo resaltan dos fotos gigantes de Fidel, una llamando a la lucha y la otra bajándose del tanque de la victoria. Es algo novedoso e impactante, aseguró Sierra Cobas. Llama también la atención la nueva concepción del collage  consagrado a aquellos momentos cumbres de patriotismo.

 

Hugo Jesús Peña Pérez, al frente del grupo de cuentapropistas que lideró las acciones constructivas,  identificó entre los principales cambios la restauración de la carpintería, la electricidad y la utilización del espacio con un carácter utilitario y en beneficio también del visitante, además de la reconstrucción de la cerca perimetral, el mantenimiento de los acondicionadores de aire y la colocación de luminarias en el exterior.


Bárbara Sierra precisó que se agregan nuevas piezas, fotos, documentos e información variada sobre la participación de los cenagueros en im­portantes sucesos, así como fotos y objetos de las víctimas civiles de la invasión mercenaria.

 

Destacó la contribución del trabajo de diseño a cargo de Miguel Ángel Albuerne, así co­mo el aporte del equipo de Patrimonio y de los miembros de las Fuerzas Armadas Revo­lucionarias (FAR). Es incuestionable que gracias esencialmente a ellos se logró el éxito de la inversión y ahora contamos con un museo más bello y funcional, en mejores condiciones de continuar siendo el sitio que enaltece la heroica gesta, acentuó. Desde su inauguración, en abril de 1976, más de un millón de personas han visitado las salas de esta instalación, señal del creciente interés que suscitan los sucesos cuyo desenlace final fue la derrota de la Brigada de Asalto 2506 en las arenas de Playa Girón.

Videos


Artículos Relacionados