Respeto por los héroes de la clase obrera

De manos del General de Ejército Raúl Cas­tro Ruz, cuatro trabajadores cubanos recibieron, este Primero de Mayo, el título honorífico de Héroes y Heroínas del Trabajo de la República de Cuba.

 

Una vez concluida la ceremonia, con la emoción descollada y sincera, accedieron a conversar con la prensa.

Recibo este reconocimiento a nombre de los caibarienenses, de los santaclareños, de los granmenses y de los santiagueros; y de mu­chos cuadros que junto a mí han compartido combate, dijo Lázaro Expósito Canto, miembro del Comité Central del Partido y primer secretario en Santiago de Cuba.

 

“El pueblo es lo más importante, es mi razón de ser”, expresó. “Mi tarea es defender al pueblo, y lo hago todos los días a capa y espada”.

 

En estos momentos recuerdo a mi padre y a Fidel. Ellos fueron los que me enseñaron que el odio no se multiplica, que lo único que se multiplica es el amor, afirmó, asimismo, Car­los Alberto Cremata, director general y artístico del grupo teatral La Colmena y la compañía infantil La Colmenita.

 

Martí escribió: “si me abrieran el pecho debo tener ahora muy hermoso el corazón”. Eso es lo que yo siento, añadió.
Yo nunca soñé que esa condecoración me la iba a entregar Raúl —señaló, por otra parte, Juan Ricardo Santiesteban, albañil de la provincia de Granma—. “No me dio una cosa porque yo estoy preparado para todo, pero yo nunca pensé darle la mano al General de Ejército”.

 

“Cuando llegue a mi provincia me voy a incorporar a la escuela de oficios, para dar clases a la nueva generación; para inculcarles a esos muchachos el poco conocimiento que tengo”, aseveró quien ha sido, también, trabajador vanguardia en 29 ocasiones.

 

Asimismo, Inorbis Román Caraballo, maes­tra de la escuela primaria Mártires del 12 de abril, en Guantánamo, refirió sentirse orgullosa por esta distinción, la cual “me compromete a llevar la educación hacia delante como una de las trincheras de la Revolución, porque con los educadores la población tiene el futuro seguro”.

 

Agregó que al llegar a su provincia, pretende “transmitirles a los trabajadores, alumnos y padres las emociones que he sentido aquí, porque también tenemos un ejército de jóvenes que se está preparando, con entusiasmo, para seguir adelante con la obra de la Re­volución”.

 

El desfile y este acto nos han demostrado que Cuba está firme, que defenderemos nuestros principios al precio que sea necesario, dijo.

La mujer cubana —manifestó igualmente— siempre ha estado presente en la obra re­volucionaria. “Por eso tenemos que seguir convocándolas; porque cuando la fuerza de la mujer se impone la obra es invencible, como decía nuestro Héroe Nacional”.

 

Por Jesús Jank Curbelo, estudiante de Periodismo | Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Videos


Artículos Relacionados