Algo más sobre la Historia de la Ciudad Condal San Juan de Jaruco

No hay nada mejor en Jaruco que las Fiestas Tradicionales para redescubrir pasajes curiosos, y quizá desconocidos, sobre la historia de la Ciudad Condal. Por eso la crónica de hoy la dedico a algunos acontecimientos del terruño.

 

 

 

jaruco-ciudad-condal.jpgPara empezar hablaré de los Condes de Jaruco. El señor Gabriel Antonio Beltrán de Santa Cruz y Aranda recibió el título de Conde de Jaruco por Real Decreto firmado por el Rey Carlos Tercero de España, en atención a sus grandes méritos y servicios a la corona, obra que continuó su esposa Teresa Montalvo y O”Farril.

 

Don Gabriel nació en La Habana, el 4 de junio de 1719, y fue un ilustre letrado, abogado de los Reales Consejos del Monarca y Fiscal de la Real Hacienda.

 

Cuando Don Beltrán de Santa Cruz y Aranda falleció quedó inconclusa la edificación de la Iglesia San Juan Bautista, asumida entonces por su esposa Doña Teresa, hija del primer Conde de Casa Montalvo, nieta del primer Conde de Macuriges y del Cuarto Marqués de Villata, pertenecientes a la casa Bayona.

 

Lo que quizá usted no sepa, es que la Condesa de Jaruco ayudó con fuertes sumas de dinero a la corona ibérica en la guerra contra el emperador francés Napoleón Bonaparte, entre 1808 y 1814, y junto a su sobrino nieto Joaquín Beltrán de Santa Cruz, fundó el municipio de Nueva Paz.
 
Les cuento también que María de las Mercedes Santa Cruz y Montalvo, Condesa de Merlín, brilló en los salones parisienses por su talento, ingeniosidad y belleza, y en mil 801 protagonizó un hecho sin precedentes en la historia del Convento de Santa Clara, tras lograr fugarse de la institución religiosa.  

 

arquitectura-jaruco-ciudad-condalEl acontecimiento fue recogido en su libro Episodes de mes douze premieres années, editado en París en 1831, obra que la lanza a la fama en Francia donde se convierte en una talentosa exponente de la literatura y el canto.

 

En cuanto a la sucesión del título nobiliario, según las investigaciones ese acto se extendió hasta el Noveno Conde de Jaruco, sobresaliendo Francisco Javier de Santa Cruz y Mallén, eminente literato nacido en el barrio El Vedado, el 7 de agosto de mil 889 y autor del libro “Historia de las Familias Cubanas”, obra cumbre de la genealogía y considerada el más extenso estudio en América Latina.

 

Sin duda, la edificación que más nos acerca a los orígenes de la historia fundacional de Jaruco que data de hace casi dos siglos y medio, es la Iglesia Parroquial de San Juan de Jaruco, erigida en la otrora Plaza de Armas.

 

De esa vetusta infraestructura conocimos que el primer bautizo de una persona blanca fue el de la niña María de la Merced Michelena, el lunes 16 de marzo de 1778, y el primero asentado en el libro correspondiente a los pardos y morenos fue el de José Apolinario, inscrito como criollo lazo-esclavo, el domingo 22 de marzo del propio año.
 
Francisco de Paula, pardo libre, es el primero que aparece inscrito como difunto, el 27 de marzo de 1778, en tanto, Tomasa de Aguiar fue la primera persona blanca fallecida con registro en el libro de la Iglesia de Jaruco, y el entierro ocurrió el 28 de septiembre de 1778.

 

El primer matrimonio cronológicamente ubicado se celebró para unir a dos novios de la raza negra: Julián Congo y María Magdalena Lucumí. Las nupcias en la Iglesia de Jaruco se produjeron el 22 de junio del año 1778, y el 18 de mayo de 1779 fue bendecida la unión de la pareja de  personas blancas integrada por José María Sánchez y Antonia Josefa Luis de Figueroa.

 

Estas son otras de las tantas miradas a la historia de una localidad que cumple 248 años de fundada y distingue a sus pobladores por ser  La Ciudad Condal de Jaruco.

Videos


Artículos Relacionados