Habla Luis Ezequiel Formoso: Aquellos días en Girón

El 19 de abril de 1961 las aguas de Playa Girón se iluminaban por la explosión del buque norteamericano Houston, principal embarcación de la invasión mercenaria a Cuba, que en solo 72 horas se convirtió en la primera gran derrota del imperialismo yanqui en América.

 

El tiro de gracia que hundió al navío lo disparó el líder histórico de la Revolución cubana, Fidel Castro Ruz. Pero lo que desconoce muchos es que uno de los conductores del tanque que emitió el proyectil era jaruqueño.

Luis Ezequiel Formoso, y hoy a 53 años del suceso rememora aquellos días de abril. "Tenía solo 21 años. Recuerdo que estaba en Managua, La Habana, pasando el primer curso de tanque. Todos los que nos encontrábamos allí nos adiestrábamos con tanques muy obsoletos, alguno de los modelos que existían eran de la Segunda Guerra Mundial. El pueblo cubano se preparaba en infantería y artillería, pues el gobierno de los Estados Unidos y la mafia anticubana anunciaba una posible invasión."

"De repente, el 16 de abril llega a nuestra unidad la orden de acciones aéreas subversivas en el territorio nacional y se preparaba una posible invasión por Paya Girón, provincia de Matanzas."

"La orden de inmediato fue alistarte para partir hacia Girón. Se nos sumaron un grupo de jóvenes milicianos que el mayor de ellos tenía 20 años. Éramos todos jovencitos pero dispuestos a entregar la vida por la Patria y la Revolución triunfante".

Luis Ezequiel Formoso sabía a lo que se enfrentaría en Girón, un enemigo superior en armas y práctica militar, pero su sorpresa fue mayor cuando los tuvo enfrente. "Los que venían en la invasión eran terratenientes, sacerdote, guardias rurales, casquitos, y el único fin que perseguían era reconquistar a Cuba y sus propiedades, esos bienes que la Revolución puso en manos del pueblo, de los más necesitados".

 

"La acción militar comenzó primero por Playa Larga el 17 de abril. Las tropas allí reunidas, dentro de ellas la unidad de tanques, estaba bajo el mando del Capitán, el Gallego Fernández. Recuerdo como si fuera hoy, contábamos solo con cinco tanques. Después de por varias horas confrontar el enemigo, la invasión mercenaria se desplazó a Playa Girón."

 

"El 18 sobre las tres de la tarde comenzaron a volar dos aviones identificados con la bandera cuba y la del Movimiento 26 de julio. Nos bombardearon por todos los francos. Destruyeron tanques, ómnibus y dejaron decenas de heridos y víctimas mortales. Allí murió Elio Llerena, un mártir de Jaruco".

 

"Pero la respuesta del pueblo cubano a este revés fue contundente. Se unieron en un solo equipo las milicias, la policía, el Ejército Rebelde, el pueblo".

 

Ezequiel recuerda una anécdota muy personal de aquellos días de abril. "De los primeros mercenarios que capturamos había uno que tenía colgada en su uniforme una réplica de la bandera cubana. Para mi fue una gran ofensa, por eso de inmediato de la arrebaté del pecho y hoy aún la conservo".

 

Después de tres días de intenso combate, en horas de la tarde del día 19 los mercenarios deciden entregarse. Luis Ezequiel Formoso relata como Fidel hundió al barco y su experiencia al lado del Comandante en Jefe, "Desde el tanque que conducía disparamos algunos proyectiles hacia el Houston sin resultado alguno, pero Fidel al ver que aún no explotaba decidió tomar el control y en un instante lanzó un disparo y le puso fin a la nave madre"

 

"Confieso que fue una experiencia inolvidable, un privilegio. Ser protagonista y testito del hecho que puso fin a la invasión a Playa Girón".

 

Luis Ezequiel Formoso es oficial retirado de las Fuerzas Armadas Revolucionaria (FAR) y miembro de la Asociación de Combatientes de la Revolución Cubana (ACRC), y cada abril sostiene un encuentro emotivo con pioneros y pueblo de Jaruco para rememorar aquellos días en que el pueblo cubano defendió con las armas el suelo patrio y batió a un poderoso enemigo.

Videos


Artículos Relacionados