BioCubaFarma a la vanguardia de la biotecnología cubana

“Que el sistema de la biotecnología no solo aporte al país y a nuestra economía más exportaciones, sino de más alto contenido tecnológico”, constituye el reto principal de BioCubaFarma, consideró Miguel Díaz-Canel Bermúdez, miembro del Buró Político del Partido y primer vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros, al intervenir hoy en la Comisión de Educación, Cultura, Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente del Parlamento.

 

En la jornada donde los parlamentarios conocieron sobre los resultados de la Organización Superior de Dirección Empresarial (OSDE), Díaz-Canel subrayó que aportar una cartera de exportación de productos de alta tecnología, favorecerá en la obtención de mayores ingresos y contribuirá al prestigio de la biotecnología cubana y la industria farmacéutica.

 

Diversificar mercados y alcanzar aquellos de productos altamente desarrollados, ejecutar las nuevas inversiones que permitan ampliar las capacidades productivas, y lograr los estándares de calidad que exige el mercado nacional, figuran entre otros derroteros mencionados por el primer vicepresidente, quien además ratificó lo expresado por varios de los parlamentarios: los resultados expuestos por BioCubaFarma son un “digno homenaje a Fidel en su 90 cumpleaños”, artífice del progreso de la ciencia cubana.

 

Momentos antes el diputado Carlos Gutiérrez Calzado, presidente de la Comisión, presentó algunos de los resultados del año 2015 que ostenta la organización –encargada de garantizar 569 de los 578 medicamentos del cuadro básico que son de producción nacional- relacionados con el diagnóstico y prevención de enfermedades infecciosas, la atención a la diabetes y el cáncer, el programa para enfrentar al envejecimiento poblacional, el impacto tecnológico y en la esfera agropecuaria.

 

“En el 2015, Cuba se convierte en el primer país del mundo en eliminar la transmisión VIH madre-feto”, comentó, al tiempo que destacó, por solo mencionar algunos ejemplos, los aportes en la prevención de enfermedades congénitas y la insuficiencia renal; la terminación exitosa del ensayo clínico en su segunda fase de la vacuna del cólera; la producción y distribución más de 2 millones de glucómetros y más de 742 millones de biosensores; y el uso del Heberprot-P en 240 000 pacientes de 24 países, entre ellos más de 55 000 en Cuba.

 

Otros resultados se muestran en las investigaciones para la atención del cáncer cérvico uterino, de próstata, renal, coloctorectal, pulmón y páncreas, entre otros. “Más de 3 000 pacientes con cáncer en Cuba a partir del 2012, han sido incluidos en ensayos clínicos con productos novedosos, beneficiándose de los mismos”.

Para el directivo de la organización -con más de 20 000 trabajadores, entre ellos 250 doctores- el recurso más valioso constituye el capital humano y el talento, sin el cual no se logran los resultados, más allá del equipamiento de avanzada y la calidad de las edificaciones.

 

Los diputados conocieron además que BioCubaFarma posee productos registrados en más de 50 países y exporta medicamentos a 48. Con su existencia, se ahorra al país 1 744 millones de dólares por concepto de sustitución de importaciones, y por todos sus servicios 1 940 millones.

 

Entre los factores que median en el cumplimiento de sus objetivos, Gutiérrez Calzado mencionó la no disposición de recursos financieros en el momento oportuno, el deterioro de equipamiento tecnológico y logística, la no puesta en marcha de las inversiones en el momento adecuado, la falta de proveedores con la calidad requerida y certificados, y el rechazo de materias primas y material de envase.

 

Además, se refirió a atrasos en la contratación que provocan la no disponibilidad de materias primas e insumos, y alertó que la contratación debe realizarse con 10 meses de antelación para prevenir lo sucedido en el primer semestre del año anterior, cuando se realizó en cuatro meses y ello afectó el abastecimiento de medicamentos en el país.

 

Al abrir el debate, la diputada ArlínAlbertyLoforte, de Guantánamo, mostró preocupación con las alternativas a lo interno que existen para prever y enfrentar los atrasos en la contratación, a lo que Teresita Rodríguez Cabrera, vicepresidenta de operaciones empresariales, explicó que desde las deficiencias presentadas el pasado año se han tomado medidas para organizar un trabajo en equipo y la principal virtud resulta de las alianzas con el Ministerio de Salud Pública (Minsap) y otros organismos.

 

Comentó que en este momento trabajan con el Minsap en la actualización del cuadro básico de medicamentos y para determinar cuáles de ellos tienen que llegar a policlínicos y hospitales generales y especializados.

 

Tenemos que lograr planificar bien todos los recursos, las operaciones, los procesos de contratación, organizar y controlar los procesos de logística. “La situación la pudimos revertir en el segundo semestre con la regulación y el control de las actividades”, argumentó.

 

Además, arguyó que la importación de los medicamentos desde países lejanos como la India y China, provoca que en ocasiones, luego de largas travesías, los medicamentos lleguen sin la calidad requerida, y eso rompe el ciclo de organización. Por otro lado la escasez de proveedores impide la búsqueda de alternativas ante imprevistos, como sucedió en los casos antes mencionados con el cierre de fábricas por la contaminación ambiental.

 

Añadió que en este momento se realiza la evaluación de fábricas en el exterior de productos terminados, y otra serie de medidas que den un vuelco a esa situación, así como grandes inversiones en líneas de envase para doblar las capacidades productivas.

 

Por su parte, Marta del Carmen, diputada por Palma Soriano, en Santiago de Cuba, resaltó el papel que la dirección del país otorga a la ciencia cuando sigue priorizando la salud del pueblo. Sin embargo, cuestionó que a tantos años de Revolución no exista un marco regulatorio para la introducción de los resultados científicos, y que existen empresas que “no reconozcan el valor de la ciencia o que simplemente no la utilizan”. Tenemos que darle su justo lugar y necesitamos ese marco regulatorio para que no se nos escapen aspectos que nos impidan avanzar.

 

Varios diputados coincidieron en la importancia de la divulgación de los resultados científicos, entre ellos Esperanza González, de Camajuaní, Villa Clara, quien puntualizó en el imperativo de actualizar esa información para que las nuevas generaciones las conozcan. En ese sentido, Dani Moreno, de Majagua, en Ciego de Ávila, llamó a una “alfabetización científico-técnica” desde los primeros niveles del sistema educativo.

 

“La ciencia cubana es fruto de una marcada voluntad política y de la intención de ponerla en función de satisfacer las necesidades. No hay desarrollo social posible sin el desarrollo de la ciencia y la tecnología”, sostuvo.


Autor: Lissy Rodríguez Guerrero | Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.