Los caminos del 26

Nuestra historia acumula muchas acciones memorables, una de ellas, tal vez la más audaz y temeraria, fue atacar la segunda fortaleza militar de Cuba, el cuartel Moncada el 26 de julio de 1953. Un hecho realizado por 152 jóvenes a las órdenes de Fidel Castro Ruz.

 

Este 2016 se cumplen 63 años de aquella acción, que también comprendió la toma del Hospital Saturnino Lora en Santiago, y del cuartel Carlos Manuel de Céspedes en Bayamo, y los cubanos seguimos sintiendo orgullo y admiración por aquel grupo de jóvenes que desafió al destino y a la más sangrienta dictadura que Cuba había conocido.

Fulgencio Batista estaba en el poder, poder al que había llegado tras un vil golpe de estado el 10 de marzo de 1952, tratando de frustrar las elecciones presidenciales que estaban por llegar. Contó con el apoyo de Estados Unidos y desde entonces Cuba se afianzó como la capital de los mafiosos, donde la corrupción, el vicio y los horrores se daban la mano.

 

El pueblo pisoteado, las garantías constitucionales de 1940 tiradas al caño de la basura, opresión, insalubridad, analfabetismo, escasos trabajos, esas eran las características del país, y esa situación fue la que quisieron cambiar aquel grupo de jóvenes.

 

Con el ataque al Moncada se pretendía sumar a todo el pueblo de Santiago de Cuba a la lucha, y desde las montañas comenzar la Revolución, esa lucha armada como expresión máxima de rebeldía que derrocara la tiranía.

 

La acción militar fracasó, pero despertó a los dormidos y echó a andar el motor grande que pedía Fidel, la Revolución misma, el pueblo tuvo en las acciones de la tiranía (asesinatos a sangre fría de los revolucionarios, pascuas sangrientas, represión, desapariciones, torturas) el mayor incentivo para apoyar la causa de Fidel y del movimiento 26 de julio.

 

Durante aquel juicio que pasó a la posteridad como el de La Historia me Absolverá, por el alegato de defensa expuesto por el joven abogado Fidel Castro, la tiranía quedó sentenciada, y la idea de continuar la lucha fue siempre reafirmada por los jóvenes.

 

Llegamos a 63 años de aquellos hechos, muchos ya no están, unos por entregar sus vidas en pos del triunfo ya sea en aquellas heroicas acciones o en otras, y otros por el inexorable paso del tiempo, pero hoy protagonistas de aquellos tiempos, y jóvenes, y el pueblo de ahora, nos damos las manos una vez más, para reafirmar la idea de que si alguna vez llegara a existir en esta tierra (algo que dudamos muchísimo) otro tirano, entonces diríamos como Fidel “…Hay tirano otra vez, pero habrá otra vez Mellas, Trejos y Guiteras…” pero le agregaríamos habrá otra vez Fidel, Raúl, Che, Camilos, Almeidas, y Moncadas.

 

La Revolución está hecha, hoy la consolidamos a pesar de las dificultades y el bloqueo yanqui. En el 63 aniversario de las acciones del Moncada, podemos gritar Revolución y asegurar que la libertad conquistada por Fidel y aquella gloriosa generación del centenario, a través de los caminos que abrió el 26 de julio de 1953, y que vio el triunfo definitivo el 1 de enero de 1959, no la perderemos jamás.

Videos


Artículos Relacionados