Los hombres del 26, Giraldo Córdova Cardín

El pasado 5 de diciembre hubiera cumplido de estar vivo, la edad de 86 años un hombre extraordinario que supo dar su vida por la libertada de su patria. Ese día de 1930 nació en el Cerro, un emblemático barrio de la capital, Giraldo Córdova Cardín.  


Por su nombre Giraldo Córdova Cardín, quizás a usted lo primero que le venga a la mente es el boxeo y los torneos que una vez al año se organizan en nuestro país. Lo cierto es que este joven fue uno de los mártires del Moncada.
A Cardín le fue como a muchos por aquella época, difícil, y desde muy temprano quedó huérfano de madre, en los estudios no pasó del tercer grado y la vida ya se le había virado al revés, fueron tiempos muy duros.

 


A los cinco años la familia se mudó para la Ceiba en Reparto Marianao, muy temprano tuvo que comenzar a trabajar. Ya a los 12 años Giraldo Córdova Cardín laboraba en la refinería “Fontecha” y después en la ruta 20, junto con su padre Leonardo, con quien siempre tuvo una bella amistad.


Desde muy joven mostró una gran apego por el boxeo, y demostró tener cualidades y buena pegada, Giraldo sólo pudo celebrar  seis combates oficiales en su corta vida como pugilista, obteniendo cinco victorias y un empate.


Cuando el 10 de marzo de 1952 La Habana y toda Cuba amanecieron con Fulgencio Batista llevando a cabo su premeditado Golpe de Estado, Giraldo junto a algunos compañeros de su barrio se encaminó a la Universidad de La Habana, y allí esperó en vano, las armas prometidas por el gobierno constitucional de Carlos Prío para hacerle frente al cuartelazo.


Cuentan todos los que lo conocieron que desde entonces su carácter cambió y se tornó más serio y maduro. Entre sus anécdotas se cuenta una que protagonizó con un teniente de la tiranía batistiana, que se orinó en plena vía pública, por encontrarse ocupado el baño del bar donde estaba bebiendo.

 

Ante tan desvergonzada actitud, Giraldo lo increpó delante de las personas que se encontraban en una parada de guagua cercana. Cuando el militar hizo el intento de sacar su arma, abriéndose la camisa, le dijo: “Tira y mátame, para que el pueblo vea la clase de gente que son ustedes”.


Giraldo Córdova Cardín comenzó a visitar asiduamente el local de la Juventud Ortodoxa, en la Calle Prado, y allí se vinculó al movimiento revolucionario encabezado por Fidel. Se incorporó luego a la célula revolucionaria de Fernando Chenard, y fueron sus compañeros Pedro Marrero, Miguel Oramas, Gildo Fleitas y los Hermanos Gómez. Participó en las prácticas de tiro que se llevaban a cabo en la universidad habanera, en las canteras de Caimito y en una finca de Artemisa.


El viernes 24 de julio de 1953, sobre las 2:00 de la tarde, se despidió de Lázaro Córdova Soler, su padre. Le dijo que iría a Matanzas en busca de un trabajo que le permitiera mejorar el que hasta entonces desempeñaba en los talleres de la ruta 20, y que esperaba estar de regreso a tiempo para el combate del día siguiente, en la arena Rafael Trejo, contra Julito Rojo.


El padre nunca imaginó que su querido hijo marchaba a otro combate mucho más importante que aquel otro que perdió por no presentación el día 25, su único revés en su corta carrera de cinco victorias y unas tablas en las filas de aficionados.


Giraldo decidió pelear otro combate, el del asalto al Moncada, allí como dijo el poeta Joaquín Ortega, “…En su última pelea
La afición se quedó esperando
Y chifló y pateó con ganas…,
Mientras, Giraldo lanzaba
Upper cuts
A la muerte
En un cuerpo a cuerpo
En el cuartel Moncada.”


Aquel histórico 26 de julio de 1953, en Santiago de Cuba, cayó muerto durante el Asalto al Cuartel Moncada, Giraldo Córdova Cardín, el joven que cambió los guantes de boxeo por un fusil para defender a su patria.


El movimiento deportivo cubano le rinde homenaje año tras año al mártir con la celebración del Torneo Giraldo Córdoba Cardín de Boxeo, que se celebra en La Habana desde hace varias décadas. El Cardín es un torneo tradicional y prestigioso de Boxeo en el que han participado campeones mundiales y olímpicos de todo el mundo en homenaje perenne al joven revolucionario cubano.

 

Videos


Artículos Relacionados