Lázaro Álvarez García, un miembro del Movimiento 26 de julio en Jaruco

El reconocido Movimiento 26 de julio estuvo representado por miles de jóvenes cubanos que desde la clandestinidad contribuían a la causa revolucionaria. Sus miembros celebraron con júbilo revolucionario los asaltos a los cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Céspedes, aquel 26 de julio de 1953.

Así lo recuerda el jaruqueño Lázaro Álvarez García, miembro del Movimiento 26 de julio en esta ciudad.

 

Lázaro Álvarez: Aquí en Jaruco, nosotros regábamos proclamas en contra de la dictadura de Fulgencio Batista. El grupo de nosotros era de tres integrantes en aquel momento, uno de ellos ya murió, el otro desertó a los Estados Unidos y yo. Nosotros visitábamos a los compañeros que se encontraban presos por apoyar la causa revolucionaria y eso lo hacíamos domingo por domingo.


Allí veíamos a Ángel Royo, Obdulio Velásquez, de aquí de Jaruco, y otro que era hermano de Raúl Hernández, mártir de la localidad. También conocí a Enrique Sánchez.


En el Movimiento 26 de Julio nosotros en la noche pegábamos sellitos, pintábamos las paredes, colocábamos carteles que decía: “Viva la Revolución Cubana”,  ”Abajo batista”, “Con Fidel siempre”, Viva el Movimiento 26 de Julio en Cuba”.

 

Periodista: De las acciones que realizó de manera clandestina el entonces miembro del Movimiento 26 de julio, en Jaruco, Lázaro Álvarez, una lo marcó para toda la vida.


Lázaro Álvarez: Me pesa haber echo algo, porque tal vez la inexperiencia de la vida, la juventud y también vale decirlo el amor que yo sentía por la libertad de Cuba, fue que le tiramos unas bombas caseras al tren nacional que pasaba por aquí por Jaruco.


Periodista: ¿Por qué dice usted… me pesa haberlo echo?


Lázaro Álvarez: Porque podía haber incendiando el pueblo completo, con esas explosiones. Además, ¿Cuántas personas no pudieron haber muerto en el tren? lo que sucedió fue que las bombas caseras que teníamos casi ninguna sirvió, esa fue la suerte.

 

Periodista: ¿Qué edad tenía usted Lázaro, en el Movimiento 26 de Julio?
Lázaro Álvarez:    Era un adolescente, un niño prácticamente, 13 o 14 años. ¿Se imaginan que cabeza tendría uno?


Periodista: Cuenta el combatiente de la Revolución Cubana, en Jaruco, Lázaro Álvarez García, que él y sus compañeros de lucha animaban en la población colectas monetarias para la confección de uniformes y la compra de armas y municiones que luego fueron utilizados tras el desembarco de los expedicionarios del Yate Granma y el inicio de la lucha armada en la Sierra Maestra.


Como Lázaro otros jaruqueños no olvidan aquellos días y hoy a 63 años de las acciones del 26 de julio sienten el orgullo de haber contribuido al triunfo definitivo de la Revolución.

Videos


Variados