Tope Cuba-EEUU: Su Majestad decidió todo

En el octavo inning y sobre un envío de Liván Moinelo, el emergente Keston Hiura convocó por primera y única vez en el tope entre cubanos y norteños a Su Majestad el Jonrón y aseguró la victoria de los suyos en la serie, 3×2.

 

Los estadounidenses habían llegado en desventaja al terreno del Capitán San Luis (división de honores en el Cepero y revés en el Latino), de modo que para repetir la historia del año 2015 necesitaban par de triunfos en fila. Y, cosas que tiene la pelota, los dos los consiguieron a costa del joven zurdo pinareño, nuestro pitcher más prometedor a día de hoy.

 

En su mejor jornada a la ofensiva, los cubanos tomaron la punta del score en el cuarto episodio apoyados en los servicios de la sangre nueva: Norel González abrió con infield hit, Olber Peña lo llevó a la intermedia con un toque de bola, y el torpedero Yolbert Sánchez sopló entonces su tercer sencillo del encuentro para hacer añicos el abrazo.

 

Por la selección doméstica abrió el choque uno de los relevistas más socorridos de la serie, el artemiseño Miguel Lahera, quien limpió la imagen dejada la víspera con cinco entradas impecables en las que regaló un verdadero recital de sliders.

 

Sin embargo, su reemplazo en el box, el pinareño Frank Luis Medina, explotó luego de embasar a dos hombres sin lograr sacar un out. El actual paño de lágrimas del pitcheo nacional, el también local Liván Moinelo, salió en su auxilio y dominó a tres bateadores en fila aunque no pudo evitar un rolling por el cuadro que trajo la carrera del empate.

 

A estas alturas, un apunte: nuevamente William Saavedra se lució en la defensa del primer cojín, ahora atrapando un trueno de Brendan McKay que amenazaba con internarse en el derecho y poner delante a la visita en la pizarra. Algo que de todas maneras sucedería más tarde con el referido bambinazo de Hiura.

 

A diferencia de los días anteriores, el problema de este miércoles fue la oportunidad con corredores en el circuito. Mire los números: Cuba, 11 hits, una carrera; Estados Unidos, tres hits, dos carreras. El inning de apertura fue un claro adelanto de lo que se avecinaba: tres imparables, un wild pitch, y nadie llegó a home. Así, imposible.

 

Positivo: La salida reivindicatoria de Miguel Lahera y el largo relevo de Ricky Tyler Thomas. “Tienen un concepto del pitcheo que desconocemos, y al que no podemos acostumbrarnos en cinco días de juego”, me dijo Yohandri Urgellés al término del choque.

 

Negativo: Ayer lo di por Preocupante; hoy es peor. Moinelo, pobre muchacho, va a lesionarse el brazo.

Preocupante: Habitualmente Cuba no batea. Pero lo peor es que cuando lo hace, no produce.

 

Incomprensible: El corrido de Yolbert Sánchez para tercera con rolata al campo corto.

 

Recomendable: No creerse que estos son los mejores peloteros universitarios de Estados Unidos; estar claro de que solo es una selección de los peloteros más destacados de primero y segundo años.

Por Michel Contreras

Videos


Artículos Relacionados