Al encuentro con Fidel

José Manuel de la Noval García es un hombre de 83 años de edad que vive en el poblado de Castilla, perteneciente al municipio de Jaruco en la provincia cubana de Mayabeque. En la década de los años 50 del pasado siglo, José Manuel repartió varios ejemplares del alegato de Fidel Castro La Historia me Absolverá en el juicio contra los asaltantes a los cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Céspedes, el 26 de julio de 1953. La misión fue encargada por la juventud ortodoxa, organización de la cual era miembro, ahora nos lo cuenta así:  

 

José Manuel: “Me acuerdo que me entregaron el documento en la curva de la carretera que va desde Castillas hasta Jaruco. El encargado fue José Carnero, quien era el dirigente principal de la juventud ortodoxa en Jaruco, pero nunca más supe de él. Me dio varios ejemplares para que los repartiera con mucho cuidado porque era algo complicado y prohibido por la guardia rural. Yo los repartí y creo que fue mi tarea más grande”.    

 

Periodista: Triunfó a Revolución Cubana en 1959 y como otros jaruqueños José Manuel de la Noval tuvo la dicha de conocer personalmente a Fidel, cuando el líder recorrió la zona de Castillas.

 

José Manuel: “Él se aparecía a cualquier hora y principalmente los domingos. Casualmente estando un día de guardia en el puesto de mando de la granja Guaicanamar decidí ir a bañarme pensando que ya Fidel no vendría. Al asomarme a la ventana del baño vi unos carros que venían por la curva y salí tan rápido que no atiné, incluso la camisa le llevaba en la mano. Inmediatamente me incorporé y saludé a Fidel y me preguntó por Teté Puebla”.     

 

Periodista: José Manuel nunca olvidará el diálogo con el líder. Fueron tantas las preguntas que le hizo el Comandante que llegó un momento en que no atinaba  responder.

 

José Manuel: “Le di la mano y pegó a hacerme preguntas, y me volvió loco. Me hizo mil preguntas en un momento. Conversamos casi media hora y era increíble la memoria de este hombre porque se acordaba cuánta tierra había en la zona y qué producían”.  

 

Periodista: según contó el campesino José Manuel, Fidel en sus recorridos por tierra jaruqueña en los inicios de la revolución  además de interesarse por los planes agrícolas y ganaderos le preocupaba el estado de las palmas que distinguían el paisaje de la zona rural de Castillas.

 

José Manuel: “A los cuatro o cinco días comienzan a llegar rastras cargadas de abono al caserío La Guanaja para fertilizar las palmas. Luego mandó a un grupo de compañeros a cubrir las palmas con el abono y marcarlas con la V de la victoria. Todavía quedan palmas en estos campos identificadas así”.    

 

Periodista: Durante el diálogo de pronto José Manuel sonrió, miró al cielo y dijo: Fidel es insustituible.

 

José Manuel: “Las travesuras de Fidel no se acaban todavía porque hay que leer su escrito sobre el hermano Obama, a raíz de la visita del presidente de Estados Unidos a Cuba, y cómo mencionó cosas que Obama tenía que decir y no dijo en sus discursos. Creo que el cerebro más grande que ha existido en el mundo es el de Fidel Castro, más nadie ha podido ni podrá llegar a donde ha llegado Fidel. El que se dedique a escribir sobre la vida de Fidel no la terminará nunca porque será tan grande que por alcanzará el tiempo para leerla”.     

 

P: Este octogenario vive orgulloso de ser cubano, y la emoción asoma a su rostro cuando cuenta los momentos vividos con Fidel. La destacada trayectoria revolucionaria de José Manuel de la Noval García es su mayor tesoro porque ayudó a la revolución y desde la distancia le desea al Comandante mucha salud y años de vida.

Videos


Artículos Relacionados