Martí y el Partido Revolucionario Cubano

A lo largo de nuestra historia la unidad ha sido un factor fundamental en el logro de nuestra independencia y José Martí fue de los primeros en comprenderlo.
La Guerra Grande, de 1868 sorprende al joven Martí con 15 años y el adolescente se adhiere desde el primer momento a la causa independista.

En 1869 publica artículos en diarios pro-independentistas como La Patria Libre, donde diera a conocer su poema Abdala, profecía de su vida futura.

A los 16 años Martí es encarcelado por infidente y condenado a seis de trabajo forzado en las canteras de San Lázaro, condena que fue sustituida meses después por el destierro a España.

Estudioso como pocos de la guerra de los 10 años y las causas de su fracaso, José Martí fue capaz de captar como nadie que el enemigo más peligroso de los cubanos era la falta de unidad.

El regionalismo y el caudillismo le habían causado a la causa cubana más daño que columnas españolas enteras. La llamada Guerra Chiquita había fracasado también por la falta de unidad y criterios en las filas insurrectas.

Uno tras uno, los intentos por reiniciar la lucha independentista en Cuba fracasaban; la tarea era bien difícil: lograr nuevas formas de organización que agruparan a los patriotas de siempre con la sangre joven, y preparar con éxito una lucha armada que garantizara la continuidad del proceso revolucionario cubano y le diera a Cuba su tan anhelada independencia.

Martí al referirse a esto lo llamó “un complicadísimo problema político que requería de un plan vasto y seguro”

El Apóstol con una increíble paciencia y una inagotable fe, fue haciendo contacto con los principales jefes de la guerra del 68 y comenzó a organizar la emigración de forma magistral, se crearon clubes revolucionarios que El Maestro fue unificando y fortaleciendo en pos de un objetivo común, reiniciar la lucha en Cuba.

Era impostergable la creación de un espacio político que agrupara a todos los cubanos en su lucha por la independencia de la Isla, sin importar la edad, raza, sexo, nacionalidad o posición social.

Para Martí quedaba claro que la organización política de la guerra debía contar con el apoyo total de todos los implicados para asegurar la unidad de criterios, y el apoyo de los principales jefes de la justa anterior.

Esta nueva organización debía pulverizar las antagónicas contradicciones entre lo civil y lo militar, los criterios de los cubanos de la Isla y el exilio y el de los patriotas veteranos y los pinos nuevos.

El 10 de Abril de 1892 José Martí Pérez fundó el Partido Revolucionario Cubano (PRC), máxima expresión de su genialidad política, y donde elevó a lo más alto su condición innata de dirigente revolucionario.

Organizado impecablemente el PRC fue creado para garantizar la organización de la guerra y logra con ella la independencia definitiva de Cuba y contribuir a la de la hermana isla de Puerto Rico (que para pesar de su pueblo es neocolonia de Estados Unidos)

Con la inigualable visión que lo caracterizaba, Martí quería preparar una guerra rápida y segura que garantizara una paz firme y estable en una República independiente y democrática.

El Partido Revolucionario Cubano creado por el Apóstol, no era una organización política más, sino que constituía una agrupación pluriclasista y político-militar.

La guerra de liberación Nacional organizada por el PRC tenía un carácter antioligárquico y antiimperialista, y traía consigo las condiciones para asegurar la permanencia de una republica democrática.

Su creación fue trascendental y se llegó a ella a través de una forma de organización superior a la de etapas anteriores. El Partido como clase dirigente de la guerra aseguraba así un mando único.

El Partido agrupaba a todos los revolucionarios y escalonadamente contaba con una dirección central para el logro de sus objetivos.

Sus Bases y Estatutos secretos planificados magistralmente hacen del Partido Revolucionario Cubano fundado por Martí una joya genial de la historia de Cuba.

La vida le dio la razón al Maestro, la guerra que él preparó y que comenzó el 24 de febrero de1895 fue un éxito y si no logró la total independencia de Cuba, fue por otro de los peligros advertidos por Martí y que se hizo realidad, la intervención norteamericana en Cuba.

El sueño martiano se cumplió, Cuba es hoy una República Democrática Libre e Independiente con todos y para el bien de todos.

Su Partido Revolucionario Cubano trazó el camino a seguir y es precisamente el Partido quien dirige con acierto infinito los pasos de la Invencible Revolución cubana.

Artículos Relacionados