La Serie 56, poco más de lo mismo

La edición 56 de la serie nacional de Béisbol tiene muchas aristas para sorprender, van desde el paso de Matanzas, la inestabilidad de los Industriales, la dificultad para ganar de Mayabeque y la forma de jugar de Camaguey, hasta las escasas concurrencias en los estadios.

 

De nuestro equipo provincial puedo decirles que constituyó una pena y una desagradable sorpresa, la salida de la escuadra de los 4 jugadores de Quivicán que alegaron problemas personales y se buscaron otros contratos, eso condenó al equipo, por tratarse de hombres claves dentro de la alineación regular como Danger Guerrero o Yasniel González por solo citar dos ejemplos. A partir de ahí a Vannoy Arado le quedaba una tierra muy dura por delante y aunque han batallado no han podido y no creo que logren si quiera ganara dos subseries más. Hoy con 5 ganados y 14 perdidos el último lugar del torneo parece reservado para Mayabeque.

 

La noticia más agradable es el paso de Camagüey, que llegó a esta Serie 56 de la mano de uno de los históricos de la pelota cubana, Luis Ulacia, y este le ha cambiado la cara al equipo y de que manera, marchan terceros en la clasificación con una muy buena renta, y muy bien por Villa Clara que ha resurgido a planos estelares después de una pésima temporada pasada, al igual que Holguín que se ha colado en la lucha por la clasificación.

 

Para un histórico como Industriales, el equipo más ganador de Cuba, quizá sea demasiado tarde cuando quieran reaccionar, no logran hilvanar una racha de triunfos y siguen anclados en el 10 lugar, podrían quedar contra todo pronóstico fuera de los seis y peor aún de los play off.

 

Y la cara reluciente de la moneda es Matanzas, 18 victorias y dos derrotas, un paso arrollador que a muchos a asombrado, pero a mi no. Primero aclaro gran trabajo de todo su cuerpo técnico y de Víctor Mesa al frente de la nave, pero ese equipo viene a ser algo así como el equipo UNIFICADO, con 17 jugadores que no son de la provincia los Cocodrilos tienen un equipo muy fuerte y balanceado de comparado con el resto de los conjunto y la adquisición de Yordanis Samón este año le redondea un line –up de lujo.

 

Ahora lo preocupante es la asistencia a los estadios, si Matanzas que lleva 18-2 solo lleva a 200 personas al Victoria de Girón y en las otras transmisiones televisivas hemos visto muy pobre asistencia, y los juegos son todos diurnos, entonces cabría preguntarse además de unos pocos miles en el país, ¿quién ve la pelota? No muchos de eso estoy seguro.

 

El arbitraje por lo visto por la televisión debe mejorar y mucho la zona de strike que es muy dispar de un imparcial a otro, y al pinareño Juan Licort, hay que hacerle al menos una llamada de advertencia porque es imposible que usted se equivoque en los conteos para un solo equipo, como ocurrió en el último juego Las Tunas-Matanzas donde los tuneros salieron perjudicados, por cierto en ese choque se produjo el altercado entre Yosani Alaracón y Alexander Rodríguez y la Comisión aún brilla por su ausencia, hay que ver si quieren enfriar el asunto y no perder a uno de los pocos peloteros importantes que tiene el país de cara al clásico Mundial, porque al tunero lo menos que puede pasarle es una separación por un año de los terrenos, la tiene difícil otra vez la comisión. No se que tanto esperan para pronunciarse.

 

La pelota esta ahí, ojalá que según camine la serie los aficionados se sientan más metidos en ella, y aumente la asistencia a los estadios, porque en muchos lugares se habla mucho más de otras pelotas y los cubanos en ellas y por supuesto de Messi y Cristiano. ¿Será porque los cambios radicales en nuestras series nacionales no acaban de llegar?