Denuncian estudiantes acciones injerencistas yanquis

El rechazo a las recientes acciones del Gobierno de Estados Unidos, destinadas a promover cambios en Cuba, fue ratificado en el acto nacional de ingreso de jóvenes a la Federación de Estudiantes de la Enseñanza Media (FEEM), celebrado en el Complejo Educacional José Maceo Grajales, de Guantánamo.

 

Al pronunciar las palabras centrales Susanne Santiesteban Puerta, presidenta nacional de la organización estudiantil, esbozó la estrategia hostil e injerencista de dicho Gobierno y ejemplificó con las acciones de la organización World Lear­ning.

 

Financiada por diferentes instancias del Departamento de Estado de Estados Unidos, incluyendo la Usaid, la World Learning desarrolló hace unos meses el Programa de Verano para Jóvenes Cubanos, dirigido en lo fundamental hacia estudiantes de la enseñanza media, cuya agenda incluía la elaboración de un proyecto de acciones para implementar en Cuba, con la supervisión de los patrocinadores.

 

Dicho programa estipula inculcar a los jóvenes valores de la sociedad norteamericana, que por supuesto se oponen a los de la sociedad cubana, y formar líderes o agentes que luego actuarían en Cuba de forma paralela a las instituciones estatales, desarrollando proyectos y fomentando conductas individualistas y enajenantes, propias del sistema capitalista.

 

Santiesteban Puerta recordó que la FEEM tiene como misión agrupar y conducir a sus miembros en torno a las tareas de la Revolución y que a ese reto se suman los jóvenes que ayer ingresaron a la organización en todo el país.

Estudiantes de la Universidad de Guantánamo, de otros centros de esa enseñanza y de la FEEM en el territorio también condenaron el nuevo engendro imperialista.

 

A OTROS CON ESA ZANAHORIA

Indignación y rechazo ha provocado entre el estudiantado cubano la nueva zanahoria con que el gobierno norteamericano, a través de sus agencias «sin fines de lucro», pretende ganar adeptos entre los jóvenes de este país para sus propósitos estratégicos de destruir la Revolución.

 

Informados de las últimas patrañas dirigidas a subvertir el orden institucional interno, los alumnos de la Universidad de Ciencias Médicas Carlos J. Finlay, de Camagüey, acudieron al llamado de la Federación Estudiantil Universitaria (FEU) y de la FEEM, y en acto de reafirmación patriótica dejaron claras sus posiciones.

 

«Sabemos bien lo que vale la Patria y no hay tarea mayor para nosotros, los hijos del Alma Mater, que seguir defendiendo cada una de las conquistas de la Revolución», aseguró Lilibeth Echemendía Lozano, estudiante de cuarto año de Estomatología, en clara alusión a quienes pretenden convertir a los jóvenes en personas desconectadas de su realidad social.

 

Danys Suárez Batista, futuro técnico medio en Enfermería, declaró que los estudiantes cubanos saben bien cuál es la verdadera esencia de esos seductores programas de becas: manipular conciencias y formar líderes de opinión a tono con sus mezquinos y nada nobles intereses.

 

«Me disculpan los señores imperialistas, pero no necesitamos ese tipo de zanahoria, cuyos fines no son en modo alguno educativos. No nos prestaremos para tales propósitos. Aquí tenemos todo garantizado y nuestra única obligación es estudiar para formarnos como hombres y mujeres de bien», expresó.

 

Juan Carlos Blanco Lores, alumno de segundo año de Medicina, no dudó tampoco en exponer su criterio: «A nuestros enemigos de siempre, ahora solapados en métodos refinados de subversión ideológica, debe quedarles claro que estamos y estaremos con la Revolución y con la obra que nuestros padres y abuelos edificaron al costo de mucha sangre y sacrificios».

 

A las manifestaciones de denuncia se sumó también el estudiante palestino Safwat Abu Airob, quien comentó que mientras proclaman que quieren «ayudar» a los jóvenes, lo que realmente persiguen es formarlos en sus patrones de libertad, democracia y derechos humanos, algo de lo que Cuba es paladín y ejemplo para todos los pueblos.

«Olvidan, remarcó, lo que ha hecho Cuba por los jóvenes del mundo entero; olvidan que aquí estudiaron y estudian aún miles de muchachos y muchachas de decenas de países, entre ellos norteamericanos, en un ambiente de solidaridad, hermandad y respeto mutuo, algo bien distante de lo que pretenden con sus maliciosas becas de verano».

 

LOS JÓVENES NO SOMOS EL ESLABÓN MÁS DÉBIL

La Facultad de Ciencias Médicas General Calixto García Íñiguez de la capital, constituyó otro de los sitios donde se erigió el llamado de los estudiantes ante las acciones del programa de becas World Learning.

 

Alain Díaz, presidente de la FEU de la institución docente, denunció que a pesar del restablecimiento de relaciones diplomáticas entre Cuba y Estados Unidos, este último continúa financiando la subversión político-ideológica hacia la Mayor de las Antillas.

 

En el centro docente —donde se estudian dos carreras universitarias y cinco especialidades de la educación técnica-pro­­fesional— el profesor de Informática Médica, Gilberto Daniel del Castillo, llamó al gobierno de los Estados Unidos a ejercer una «diplomacia verdadera», que permita establecer de manera legal con nuestro país relaciones de intercambio académico.

 

Para la joven Masiel Naranjo Martínez, presidenta de la FEEM, estos proyectos van dirigidos con toda intención a la generación que nació bajo los efectos del Periodo Especial y el bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por el propio gobierno de la nación norteña contra Cuba.

 

En tanto, Javier Alejandro Tassé, segundo secretario de la Unión de Jóvenes Comunistas de la Universidad de Ciencias Médicas, cuestionó «¿por qué no levantan el bloqueo para tener una mejor calidad en nuestros procesos docente-educativos?», al tiempo que aseguró que la construcción del país está en las manos de los jóvenes. «Nadie puede venir desde afuera a decirnos lo que tenemos que cambiar».

 

En otro centro capitalino, el instituto preuniversitario Tomás David Royo Valdés, Alicia Hernández Dotres, vicepresidenta de la FEEM, sostuvo que «Cuba no se opone al intercambio intelectual con Estados Unidos; solo exigimos que se realice con previo conocimiento de las autoridades del país de manera directa, no a través de terceros; y a través del restablecimiento de las relaciones sustentadas en el respeto e intercambio mutuos».

 

Condenamos la injerencia norteamericana porque su política hacia Cuba no ha cambiado, sino que ahora la aplican de una manera más sutil hacia las nuevas generaciones, porque creen que nuestras mentes son fáciles de influenciar, señaló igualmente Yilian Hernández Peñalver, estudiante de duodécimo grado. Pero los jóvenes de este país tenemos la cultura suficiente como para enfrentar cualquier subversión ideológica. Y no somos el eslabón más débil, argumentó.

 

Por Jorge Luis Merencio Cautín | Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.
      Miguel Febles Hernández | Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.
      Lissy Rodríguez Guerrero | Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.
      Jesús Jank Curbelo | Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Videos


Artículos Relacionados