Los CDR presentes en cada paso de la Revolución

El 28 de septiembre quedó en la historia de Cuba gracias a la decisión de establecer una agrupación que involucrara a todo el pueblo cubano con el objetivo de salvaguardar lo que estaba logrando la naciente Revolución en pro del beneficio del pueblo. Y nadie mejor que el propio pueblo para cuidar sus intereses, por eso el 28 de septiembre de 1960, hace ya 56 años nació en Cuba su mayor organización de masas, los Comités de Defensa de la Revolución (CDR).

 

 

Tras el triunfo de la Revolución Cubana el 1 de enero de 1959, nuestro país emprendía la construcción de un modelo de gobierno al lado del pueblo, luchando por su prosperidad e igualdad por primera vez en su historia.

 

Llegaron al poder un grupo de jóvenes con ideas revolucionarias en todos los sentidos y habían emprendido un difícil camino, ellos liderados por Fidel Castro, sabían bien que la trayectoria sería muy dura, llena de riesgos y peligros, siempre amenazados por el imperialismo yanqui, que muy pronto comprendió que esta Revolución que se levantaba en sus narices no tenía nada de servil o cobarde, que era independiente, soberana y determinada a no claudicar en sus ideas y que jamás se volvería contra su pueblo.

 

Así, ante las continuas amenazas y los grupos de asalariados que hacían contrarrevolución por voluntad imperialista, Fidel comprendió la necesidad de “establecer un sistema de vigilancia revolucionaria colectiva - apuntó Fidel Castro en esa ocasión - Están jugando con el pueblo y no saben todavía quién es el pueblo; están jugando con el pueblo y no saben la tremenda fuerza revolucionaria que hay en el pueblo”

 

En aquel entonces casi un millón de cubanos estaban reunidos en el Palacio Presidencial, hoy Museo de la Revolución y al termino del aquel histórico discurso nacieron los Comités de Defensa de la Revolución, que jugaron y juegan un papel determinante en la organización de cada cuadra y en saber en verdad quien es quien en el barrio.  

 

Los CDR frustraron muchas de las acciones planificadas por la CIA en los primeros años de la revolución y siempre han contribuido para tener una entorno mejor.

 

Sobre la importancia de los Comités de Defensa de la Revolución Fidel señaló en su discurso del 28 de septiembre de 1996 cuando el aniversario 36 de la organización: “… ¿Cuántos no son los servicios que prestan los CDR al país en cualquier campo, en las movilizaciones para recoger café, o para apoyar la zafra, o para limpiar cañas u otros cultivos, en las actividades que requieren una buena dosis de esfuerzo y de sacrificio personal? De la lucha por la producción de alimentos en periodo especial, el fomento de los centros de producción de peces, siembra de árboles maderables o frutales, no hay una sola actividad en que se pueda prescindir de los CDR”   

Palabras que denotan la vigencia e importancia de esta organización de masas, la más grande y popular del país.

 

Con el paso del tiempo y la consolidación de la Revolución, los CDR siguen jugando un papel fundamental en el devenir de la sociedad y en el buen funcionamiento del barrio y mantiene su vigencia en tiempos en los que quizá algunos puedan pensar que ya sus tiempos pasaron, pues para nada es así.

 

Ahora es momento oportuno para desde el barrio realizar una mirada profunda y una reflexión despojada de triunfalismos a fin de valorar de forma objetiva el trabajo realizado durante más de medio siglo, criticar las deficiencias y proponer soluciones a los problemas que afecten al barrio pero trabajar entre todos, unidos como siempre nos ha caracterizado.

 

La dirección del país nos convoca a que desde los Comités de Defensa de Revolución, incrementar el trabajo político-ideológico y de prevención en la cuadra, urge hacerlo desterrando el miedo a buscarse problemas, algo que solo se logra con más vigilancia y combatividad revolucionaria. Velar por el bienestar común es un deber de todo cederista, y combatir la corrupción y las ilegalidades es además un deber de todo buen ciudadano.

 

Estos no son los tiempos de la campaña de alfabetización o de la vacunación antipolio. Nuestra realidad cambió, pero si son momentos de atemperar el trabajo cederista a los nuevos desafíos por preservar el socialismo desde el barrio, porque los Comités de Defensa de la Revolución constituyen un emblema de nuestro pueblo unido, entusiasta y trabajador, que crea y defiende con sus propias manos el porvenir de la patria socialista”

Ahora a 56 años de su fundación y ante los nuevos horizontes de lucha que defendemos nuestro pueblo tendrá la oportunidad de festejar este nuevo cumpleaños desde el barrio con las tradicionales fiestas, esperando el 28 de septiembre.

 

La famosa caldosa no faltará, ni el buen ron cubano, el dominó y la música. Pues unido a su fundación nacieron los festejos ante la llegada de cada 28 y aunque no se puedan quizá hacer las grandes fiestas de otros tiempos, siempre será una oportunidad para compartir en familia, para unir al barrio y aprovechar para darse un rato diferente, donde todos puedan expresar su alegría desde esta organización popular que le ha cumplido siempre a la máxima dirección del país.

 

Nadie como Fidel castro, fundador de los Comités de Defensa de la Revolución, para definirlo, durante la clausura del primer Congreso de la organización cederista celebrado en la habana en 1977 el máximo líder de nuestro pueblo sentenció: “…“Si del Quijote, la obra mas famosa de la literatura española, su autor, Cervantes, dijo que se engendró en una cárcel, donde toda incomodidad tiene su asiento y todo triste ruido hace su habitación, de los Comités de Defensa podemos decir que se engendraron en la plaza pública, en medio de la lucha antiimperialista, el fragor del combate y el ruido insolente de las bombas contrarrevolucionarias”  y luego apuntó “A veces los compañeros recuerdan amablemente, fraternalmente, cariñosamente, que, yo tuve que ver con la fundación de los Comités de Defensa de la Revolución, lo dicen orgullosos. Eso es cierto, pero nadie se imagina realmente, - ni yo- ni nadie la clase de organización que estábamos creando…”

 

Y así es, el nacimiento de los CDR consolidó en firme la Revolución Cubana y el reto verdadero que hoy enfrenta es seguir creciendo en el barrio y nadie mejor que Fidel, y la vigencia de su pensamiento, para guiar los pasos futuros de la organización de masas más grande de Cuba: “Nuestra política futura, afirmó Fidel, se caracterizará por la profundidad, se caracterizará por la seguridad, se caracterizará por su mayor eficiencia, por una superior profundidad científica e ideológica, fruto de los esfuerzos de estos años, el prestigio de nuestra organización se incrementará” y siempre habrá razones para festejar un 28 de septiembre porque desde cada cuadra habrá Revolución.

Videos


Artículos Relacionados

Variados