Una experiencia maravillosa…

La conocí en los pasillos de esta emisora cuando cada jueves acudía a la revista de facilitación social De una en otra, para ofrecer a la audiencia de Radio Jaruco, sabios consejos sobre la importancia de una alimentación sana, en la sección de nutrición que con mucha destreza conducía.


elda-jaruco-alimentacionConfieso que lo que más me impactó de aquella octogenaria mujer, que físicamente ya no está entre nosotros, fue la sonrisa que siempre dibujaba su rostro y ese espíritu juvenil que contagiaba a todos.

 


Así era la maestra de generaciones, Elda Herrera, quien luego de su jubilación nunca abandonó la vocación de educar y enseñar.
Y ese amor por el magisterio lo diseminó también en la Cátedra Universitaria del Adulto Mayor, proyecto que fundó en Jaruco, junto a su compañero en el amor y la profesión, Sinecio Williams.


En una ocasión la Maestra Elda Herrera nos confesó: “Fundamentalmente he trabajado el Curso de Alimentación, donde le enseño a las personas como alimentarse correctamente, hablamos también de todos los problemas que se derivan cuando hay trastornos alimenticios. Las manualidades también tienen un espacio privilegiado en el intercambio de los miembros de la Cátedra. Retomamos la tradición de tejer, bordar y coser. Se han realizado concursos a nivel municipal y los ganadores han representado a Jaruco en los eventos de Gerontovida, que cada año se celebra en la Universidad Agraria Fructuoso Rodríguez, en los cuales hemos conquistado disímiles premios.”  


Nuestra querida Elda Herrera reconocía la Cátedra Universitaria del Adulto Mayor, como el espacio donde los sueños de muchos abuelos y abuelas de Jaruco se hicieron realidad, así pensaba: “Son muchas las personas que les gusta compartir sus actitudes y habilidades, no solamente manualidades. También se han dado cursos de pintura, dibujo, baile, canto y hasta escribir poemas y canciones. Quiero decir que la Universidad del Adulto Mayor no solo ha servido para hacer de nosotros una gran familia. Aquí las personas han tenido sus sueños, que se han truncado por la forma en que se vivía en otros tiempos.


Entonces las personas de la tercera edad han visto este espacio el lugar donde exponer toda su sabiduría, porque las personas mayores de 60 años tienen un caudal tremendo, un extenso caudal de conocimientos, y que realmente no se podía poner en práctica porque no existía la oportunidad. Y aquí encuentran el lugar donde exponerla y que se le escuche y se le admire su trabajo.

 

Aunque enseñó y educó en ese programa, la Cátedra Universitaria del Adulto Mayor, también fue para ella una oportunidad para sentirse viva. Decía Elda: “Ha sido una experiencia maravillosa, un revivir. Una manera de sentirnos felices, de sentirnos escuchados, de compartir nuestras penas y nuestra felicidad también. Y eso nos ha hecho sentirnos muy bien”.


Ha 14 años de la creación de la Cátedra Universitaria del Adulto Mayor en Jaruco, una de sus fundadoras, la pedagoga Elda Herrera, ya no está entre nosotros, pero sirvan estas declaraciones que hizo a esta reportera antes de partir, para recordarla como alguien que como nadie demostró que nunca es tarde para aprender.

Videos


Artículos Relacionados