Participa Cuba en Congreso de la Federación Sindical Mundial

DURBAN, Sudáfrica.—La co­mu­nidad internacional podrá contar si­em­pre con Cuba en su combate a «la injusticia, la desigualdad, el subdesarrollo y por el establecimiento de un orden internacional más justo y equitativo», expresó este jueves Uli­­ses Gui­­larte, secretario general de la Central de Trabajadores de Cu­ba (CTC).

 

En el XVII Congreso de la Fede­ración Sindical Mundial (FSM) en esta ciudad sudafricana, Guilarte a nombre de la delegación cubana de la CTC instó, ante «los nuevos retos y desafíos», a articular con oportunidad y capacidad integradora la alianza de todas las organizaciones sindicales pr­o­­gresistas.

 

En la cita, a la que asisten unos 1 500 delegados de 111 países, el secretario general ratificó el «firme y decidido compromiso» de mantenerse fieles a «los principios fundacionales, al ca­rácter clasista, unitario y antimperialista» de la FSM.

 

Por otra parte, recordó que des­de el anterior Congreso a la fecha el contexto geopolítico mundial se caracterizó por una contraofensiva de la derecha. Se vive un escenario en el cual «se violan de forma arbitraria y reiterada los más elementales derechos de los trabajadores», agregó.

 

Al mismo tiempo, Guilarte llamó la atención sobre los niveles de po­breza y el drama de las grandes ma­sas de trabajadores migrantes, para quienes «no hay reconocimiento a su estatus legal y son objeto junto a los jóvenes y mujeres de prácticas discriminatorias».

 

El dirigente cubano enfatizó que es­te es un «panorama complejo y triste, pero real, reflejo del actual orden económico internacional, injusto y de­cadente».

 

El también miembro del Buró Po­lítico del Partido Comunista de Cu­ba ratificó la decisión de Cuba de proseguir el camino de perfeccionar «su modelo económico como nación so­berana, independiente, socialista, pr­ós­pera y sostenible».

 

En sus palabras, patentizó la solidaridad con el movimiento sindical «que en movilización permanente ha condenado el golpe parlamentario al gobierno legítimo de la presidenta Dilma Rousseff».

 

Apoyamos —señaló— la solución justa y duradera al conflicto del Medio Oriente, con el reconocimiento al derecho del pueblo palestino a construir su propio estado, y continuaremos respaldando al movimiento sindical y pueblo venezolano y a su presidente Nicolás Ma­duro.

 

Finalmente, reiteró el infinito agradecimiento a la FSM, y a las organizaciones sindicales del mundo por las expresiones de solidaridad con la Re­volución Cubana «en nuestra lu­cha por la eliminación del bloqueo, batalla que hoy continúa».


Cuba ocupa una de las vicepresidencias de la FSM, una agrupación gremial que cuenta con alrededor de 92 millones de miembros y que fue fundada el 3 de octubre de 1945 en París, Francia.

Videos


Artículos Relacionados