No se puede bloquear la resistencia

El municipio capitalino de Centro Habana se pronunció este domingo en contra del bloqueo, en un acto público al que asistieron tanto niños y adultos de la zona, como sus dirigentes políticos y estudiantiles.

 

La contrarrevolución ha dicho muchas veces que el bloqueo se ha usado como un pretexto, por el país y por su dirigencia, para justificar errores. Y nada más alejado de la verdad. Si fuera así, ¿por qué Estados Unidos no nos quita la justificación? Porque sabe que si Cuba avanza en estas condiciones difíciles, sin el bloqueo avanzaría más, declaró a Granma Ernesto Corvo Vizcaíno, primer secretario del Partido en el municipio.

 

Añadió que, por estos días, las autoridades regionales han organizado encuentros de este tipo en todo el municipio, «donde se ha dado la posibilidad de que la gente exprese, de manera natural, su sentir real respecto a esta política, y se ha explicado cómo esta afecta objetivamente a cada uno de los sectores».

 

Tenemos el deber de no solamente decir «abajo el bloqueo», sino de explicar por qué. Y esta explicación cala mucho más hondo si somos capaces de graficar en qué medida nos afecta el bloqueo realmente, manifestó. Ahí está la realidad del pueblo –agregó–, y hay que ser certeros, transparentes y oportunos a la hora de transmitir nuestro mensaje, porque son tiempos en que se complejiza el discurso del enemigo y se tiende a la confusión...

 

Durante el encuentro, asimismo, Susana Acea Terry, diputada a la Asamblea Nacional por Centro Habana, señaló que «este cerco criminal, que el propio Obama definió como obsoleto, anclado en el pasado, y parte de la Guerra Fría, necesita ser levantado de una vez por todas, pues daña al pueblo de Cuba, su economía, las relaciones con terceros países, e incluso las que pudiera tener con Estados Unidos».

 

Hoy, cuando no pocos creen todavía que la fruta madura debe caer en el cesto, reafirmamos que seguiremos adelante en el proceso, evidentemente largo y complejo, de normalización de las relaciones con esa nación norteamericana, esperando que prime la convivencia civilizada y el respeto a la historia, la cultura y el legado de cada uno, expresó igualmente.

 

De lo contrario –dijo– podremos estar otros 50 años bloqueados comercial y financieramente, pero sin que se pueda bloquear la resistencia y la dignidad de los cubanos.

 

Por  Jesús Jank Curbelo | Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Videos


Artículos Relacionados