No se puede tropezar con la misma piedra.

Desde el pasado 15 de octubre del presente año la televisión cubana rememora varios de los documentales de la realizadora Estela Bravo, a partir de las 7 de la noche por el canal Multivisión, algunos de ellos sobre historias reales de cubanos que bajo el sueño americano quisieron cambiar sus vidas, pero la realidad fue otra.


Considero que a muchos aún se le humedecen los ojos al revivir tristes episodios basados en políticas subversivas y estrategias desestabilizadoras que motivaron a miles de cubanos a abandonar todo, padres, hijos, esposas, hermanos, y otros que mandaron sus descendientes indefensos con el propósito de buscar mejoras aparentemente, pues en realidad los padres cubanos preocupados temían de una reacción sobre sus hijos por parte del gobierno revolucionario al ser manipulado por Washington el tema de la Patria Potestad y el futuro de sus hijos.  


Fue triste esa experiencia y al parecer recordarla movió la fibra sentimental de muchos amigos que en varias ocasiones me llamaron en la calle sugiriéndome escribir sobre esos años de la historia que tanto dolor y desesperación causó al pueblo cubano.


El audiovisual : Volando de Vuelta a Cuba, de la cineasta norteamericana Estela Bravo y estrenado en el pasado año 2008, evidencia la consternación de un pueblo engañado por políticas de malversación que provocaron que alrededor de 14 000 niños fueran llevados de Cuba a los Estados Unidos. Muchos de ellos quedaron separados de sus familiares y otros hoy desconocen sus orígenes al ser enviados a ese país entre el 26 de diciembre de 1960 y el 23 de octubre de 1962.


Otro de los audiovisuales que también recuerda una triste historia fue el del pasado sábado referido a los marielitos de la década de los años 80, como se le conoce en los Estados Unidos. Primeramente fueron recibidos como héroes en un país al que todos desconocían pero, la realidad de repente cambió, lo que se evidencia en la realización del documental. Estos hombres por constituir mayoría, ante cualquier inestabilidad social eran enviados a prisión y una vez dentro vivieron en carne propia las torturas de una política que en un principio fue alentadora. Luego fueron deportados a Cuba, muchos llegaron desmoralizados y cabizbajos, pero a pesar de todo se les acogió como seres humanos.  


En este como en otros documentales las generaciones actuales pueden ver el sufrimiento de aquellos que decidieron enrumbar otros horizontes en busca de un sueño que se tornó pesadilla. De familias que perdieron a seres queridos o a otros que aún se desconoce si están vivos o no para que como dice un viejo refrán del argot popular no tropiecen con la misma piedra.          

Videos


Artículos Relacionados