Estados Unidos acude a las urnas para escoger nuevo presidente

WASHINGTON.—En todo el territorio de los Estados Unidos, desde Florida hasta Alaska, están abiertas las urnas de votación para escoger a la persona que sustituirá al demócrata Barack Obama en la Casa Blanca.

 

 

Los estados de la Costa Este, que tiene el mismo huso horario de Cuba, se llevaron la arrancada cerca de las 6:00 a.m y los últimos fueron Alaska y Hawái al acercarse el mediodía.

 

Como es usual, los candidatos de los principales partidos políticos son los favoritos para llevarse la victoria, tras una campaña marcada por los escándalos y los ataques personales entre la demócrata Hillary Clinton y el republicano Donald Trump.

 

A las 5:00 p.m. (todos los horarios corresponden a la Costa Este) las principales cadenas de noticias comenzarán a ofrecer resultados preliminares, pero no se espera información oficial hasta pasada la media noche.

 

Según las últimas encuestas disponibles, Clinton era la favorita para llevarse la victoria por un margen de tres a cuatro puntos porcentuales sobre su rival republicano.

 

El FBI dijo recientemente que no había encontrado pruebas incriminatorias  en los últimos correos electrónicos encontrados en el computador personal de Huma Abedin, una de las más cercanas asesoras de la demócrata.

 

Asimismo, entre los 46 millones de electores que emitieron su voto de manera anticipada se registra una asistencia récord de minorías como los latinos y negros, lo que se espera beneficie a Clinton.         

 

Pero nada es seguro aún y la campaña de Trump sigue esperando una respuesta masiva del electorado blanco y sin estudios universitarios, desencantado con el rumbo económico y político del país. 

 

En el complicado sistema electoral estadounidense, el candidato vencedor debe obtener más de 270 votos electorales de los 538 en juego.

 

Cada estado tiene un determinado número de votos electorales de acuerdo con su población y peso económico. La cifra nunca es menor que el número de sus representantes en el Congreso.

 

En casi todos los casos, el candidato que obtenga el 50 % más uno de los sufragios se lleva todos los votos electorales y el perdedor ninguno. De ahí que exista la posibilidad de llevarse la Casa Blanca y perder el balance de votos a nivel nacional. 

 

Toda la atención está en los llamados estados pendulares, que en las últimas décadas han escogido indistintamente a republicanos o demócratas. Una vez más, se espera que la Florida y Nevada jueguen un papel decisivo.

 

En esta ocasión también está en disputa un tercio de las bancadas del Congreso. Los demócratas aspiran a recuperar el Senado, mientras todas las estimaciones ratifican que los republicanos conservarán la Cámara de Representantes.

Videos


Artículos Relacionados