El viaje nunca pensado por los revolucionarios cubanos

Confieso que la noticia me tomó por sorpresa como a cualquier revolucionario digno de esta tierra por la que tantos han dado la vida.

 

No podía creer que a un hombre de talla universal se le agotara la vida. Fidel es Fidel. Ese mortal de pueblo que supo enrumbar el futuro de la Patria hacia el triunfo definitivo el primero de enero de 1959, ese que siempre estuvo en la primera línea de combate para defender a su gente, ese inclaudicable hombre de fe en la victoria hoy se yergue y se levanta para unirse a esos que como él dieron todo por lograr una Cuba revolucionaria e independiente Con todos y para el bien de todos.

 

En horas de la noche del 25 de noviembre, con su chaleco moral Fidel Castro, el gran estratega de disímiles batallas daba el último adiós físicamente a la patria que lo vio nacer un 13 de agosto de 1926, pero que lo recordará por siempre como El Líder Insustituible de la nación antillana.

 

Miles serían las anécdotas de este Gigante revolucionario que en varias ocasiones fue capaz de avizorar el futuro y me atrevería decir que hasta su propia muerte si recordamos las palabras pronunciadas en la clausura del Séptimo Congreso del Partido cuando expresó: “Pronto deberé cumplir 90 años nunca se me habría ocurrido tal idea y nunca fue fruto de un esfuerzo; fue capricho del azar. Pronto seré ya como todos los demás. A todos nos llegará nuestro turno, pero quedarán las ideas de los comunistas cubanos como prueba de que en este planeta, si se trabaja con fervor y dignidad… ”  

 

Nunca nadie pudo arrebatarle la vida. Suman más de 600 los atentados recibidos y amenazas imperialistas que lejos de amilanarlo dieron brío a su estirpe junto a su escudo verde olivo de ideas justas que siempre lo acompañó como gran orador y dueño de la palabra.  

 

En su viaje a la eternidad el mayor soldado de la patria grande, el Comandante en Jefe Fidel Castro junto a Martí, Maceo, Chávez y otros mártires caídos en el cumplimiento del deber irradiará a todos los revolucionarios que como él no se rinden ante las más horrendas amenazas.    
 
Fidel, sepa usted donde quiera que esté que su pueblo no le dice adiós este 25 de noviembre porque tus ideas trascienden más allá de las fronteras. Tu ejemplo como soldadado, revolucionario y hombre de pueblo quedará en la memoria de quienes siempre te seguimos porque la muerte no es verdad cuando se ha cumplido bien la obra de la vida.  

Videos


Artículos Relacionados