Fidel Castro, el Caballo de Cuba

El caballo, así le decían a Fidel, el apodo se lo puso el pueblo de cariño, era como decir que era un hombre enorme, un gigante, guapo inigualable. Único.

 

De pequeño escuchaba al abuelo Mariano o al viejo Felipe decir, vamos que en un rato va hablar el caballo, pero crecí y entendí porque el apodo realmente Fidel era un Caballo, pero de raza, el Caballo de los Caballos.

Tuvo los pantalones para comenzar una lucha contra una brutal tiranía, una dictadura sangrienta como la Fulgencio Batista, no se amilanó nunca tras el fracaso militar de los suceso del Moncada en julio de 1953, siguió preparando la Revolución desde el presidio, desde el exilio y trajo la lucha a la Sierra, al llano a Cuba a su pueblo, a su gente.

 

Fue ese Caballo quien expulsó a Batista del poder, quien estableció un gobierno revolucionario ahí mismo a 90 millas de Estados unidos y dominio imperial y desde La Habana, en las narices de la Casa blanca proclamó la Revolución Socialista.

 

Él, Fidel Castro, el Caballo de Cuba, no se amilanó nunca se las ingenió, como muy pocos pudieran llegar a imaginar, para resistir el bloqueo genocida que por más de 50 años arremete contra nuestro pueblo cada inquilino que ha tenido la Casa Blanca desde la década de 1960.

 

Pero entre tantas responsabilidades se las ingenió para pensar en mejorar la vida de su pueblo, cumplió con hechos sus promesas en el juicio del Moncada, le dio a los cubanos la tierra, las escuelas, los hospitales, igualdad para la mujer, cultura y llevó a donde fue necesario toda la solidaridad y desinterés de la revolución, ayudó a muchos a ser libres, a conocer a través de las letras la magia que encierran los libros, y muchísimos más a ver la vida en colores por primera vez. Solo un Caballo de tal magnitud hubiera podido lograrlo.

 

Fidel, el Comandante en Jefe, fue realmente nuestro Caballo de batallas, nuestra confianza, la historia lo absolvió entró en sus puertas a lo grande porque vivió para su pueblo, porque peleó por su pueblo y por otros pueblos, porque no se irá nunca, porque señores Fidel, el Caballo de Cuba es inmortal.

Videos


Artículos Relacionados