Birán Eterno

Birán, una especie de refugio natural y de florecientes tierras en el Oriente de Cuba, está conmovido por el fallecimiento este viernes de su entrañable hijo Fidel.


Allí está su eterno hogar que lo vio nacer el 13 de agosto de 1926 en medio de un entorno rural devenido en semilla para la nueva Cuba a partir de sus triunfos y sus conquistas como líder de talla universal.

 


Las palmas, los cedros y las edificaciones que distinguen al sitio histórico donde nació hace  90 años,  revelan la intimidad patriótica y los sentimientos de humanidad y de entrega del eterno líder a su pueblo.


Cuentan que los vecinos miran desde estas horas hacia su casa natal, enclavada en ese Birán que recorre el Mundo como semilla de patriotas y de identidad plena de quien fuera y será por siempre guía de generaciones.    


El sitio que sirve de asiento al nacimiento del insurrecto Comandante  mantiene su morfología original, y la humanidad le rendirá el perpetúo homenaje como tierra de héroes y de prosperidad.


Cada pedazo del histórico Birán vuelve al encuentro con su más entrañable hijo, ese, que perdurará en la memoria de cada cubano y de millones de seres humanos del planeta por sus aportes a la vida y al bienestar de los pueblos.


Birán respira y respirará patriotismo como legado a quien vino al mundo  para sembrar esperanza y cultivar caminos de triunfos desde los tiempos en que su entrañable hijo tomó los senderos hacia las conquistas que hoy trascienden como obra de bienestar de la humanidad.


Desde ese sitio, tronco de historia y cubanía, la familia Castro Ruz heredó por siempre la semilla de libertad, multiplicada cada 26 de julio, como aquella madrugada de 1953 cuando los muros del Moncada se estremecieron por  las acciones de sus atacantes.


Birán vuelve y anda con su carga de historia y de hechos, entrelazados con los que aman la paz, porque allí nació esa figura de talla universal, ese irrepetible hombre llamado Fidel.

Videos


Artículos Relacionados