Fidel y los jóvenes

“(…) ¿Y qué juventud queremos? ¿Queremos, acaso, una juventud que simplemente se concrete a oír y a repetir? ¡No! Queremos una juventud que piense. ¿Una juventud, acaso, que sea revolucionaria por imitarnos a nosotros? ¡No!, sino una juventud que aprenda por sí misma a ser revolucionaria, una juventud que se convenza a sí misma, una juventud que desarrolle plenamente su pensamiento (…)”


Y es que en una fecha tan temprana como el 13 de marzo de mil 962, en su discurso en homenaje a los mártires del asalto al Palacio Presidencial, en la Escalinata de la Universidad de La Habana, el Comandante en Jefe, Fidel Castro Ruz, señalaba el camino a seguir por los jóvenes cubanos.


Son esos jóvenes que a lo largo de esta Isla, expresan hoy a viva voz, ¡Yo soy Fidel! Y en solemne compromiso, juraron cumplir el concepto de Revolución.


Como en una ocasión expresara la periodista e investigadora, Katiuska Blanco Castiñeira, autora de varios libros relacionados con la vida y obra del líder histórico de la Revolución cubana, “… FIDEL ha visto a los jóvenes como sujetos de derechos y como protagonistas, y desde los inicios de la Revolución luchó por los accesos de la juventud al empleo, a la recreación sana, limpia, la práctica del deporte… Fidel piensa a la juventud como destino de todos los derechos que se conquisten…”


Jóvenes cubanos, protagonistas de una historia que usted nos permitió construir. Y lo vaticinó en la clausura del Congreso de la Asociación de Jóvenes Rebeldes, el de abril de mil 962, cuando nacía la Unión de Jóvenes Comunistas, cuando expresó:


“… Creemos en los jóvenes, creemos en los jóvenes, creemos en los jóvenes, —y lo repito— porque creer en los jóvenes significa una actitud, creer en los jóvenes significa un pensamiento (…) Creer en la juventud es (…) mirar todo lo que nuestra juventud puede hacer; es ver en esa juventud los dignos continuadores de la obra revolucionaria; es ver en la juventud a los mejores continuadores o constructores de la obra revolucionaria (…)”


No se equivocó Comandante, los jóvenes cubanos aprendimos bien, aprendimos del mejor maestro, aprendimos de su pensamiento futurista, y como continuadores de su legado no lo defraudaremos, primero por la deuda eterna de su sacrificio y ejemplo,  por cumplir con la máxima que usted proclamó en el mensaje  la juventud comunista, el 23 de junio del dos mil siete cuando afirmó:


“… Si los jóvenes fallan, todo fallará. Pero, es mi más profunda convicción que la juventud cubana luchará por impedirlo. Creo en ustedes…”

Videos


Artículos Relacionados