Para llamarnos todos: FIDEL

Muchos son los profesionales de  Jaruco que aún no creen en la muerte de ese inmortal que se llama Fidel.


Uno de ellos lo representa el gran maestro de todos los tiempos y generaciones de jaruqueños Raúl Barroso Hernández, profesor de Historia, ferviente fidelista y revolucionario, quien con un torrente de lágrimas esgrimidas ante la pérdida de nuestro líder histórico Fidel Castro Ruz, expresó: “Al enterarme de ese fallecimiento sentí un dolor incomparable, incomparable porque hemos perdido físicamente un ejemplo de ser humano, un líder histórico, cubano y mundial donde todo ser humano, todo lo que tiene vida siempre va a recordarlo porque él es el árbol,  es la fuente que hemos perdido físicamente”

 

Como tantos cubanos este maestro de maestros, con más de treinta años en el ejercicio del magisterio y una vasta experiencia y sentir ante las ideas legadas por Fidel, también quiso compartir con  el mundo su encuentro con el Comandante Fidel, donde ante tanta pasión profesada y voz temblorosa refirió: “Tuve el privilegio de conocerlo, era principio de la Revolución, estábamos en el Central Camilo Cienfuegos, antiguo Hershey y nos llegó la noticia que había llegado Fidel al corte de caña, salimos corriendo a verlo. Cuando llegamos nos hizo una seña que siguiéramos hacia donde estaba, recuerdo que corrí para hablar con él y fue cuando se sentó a hablar con nosotros. Nos preguntó si estudiábamos y le respondimos que no, que comenzábamos a trabajar y nos reafirmó que juventud necesita estudiar y estudiar siempre, porque el estudio es futuro, así nos decía nuestro Fidel”

 

Ante la coincidencia de hechos que han marcado la Historia Patria con la muerte del líder histórico, el educador de pequeña estatura y firmeza pujante ante los valores que le ha legado la Historia Patria, aseveró: “La coincidencia histórica es algo a analizar para siempre, quién nos iba a decir que un 25 de noviembre nos iba a dejar físicamente nuestro Comandante, pues en el momento que se cumplió 60 años de cuando salió de Tuxpan, México, para traernos la libertad, para traernos lo que tenemos. 25 de noviembre de 1956, ¿en  qué libro, en qué idioma se puede guardar tanta Historia de bondad?”

 

Al despedirme de Raúl Barroso Hernández, Macarenco por naturaleza, amante de la Historia de nuestro país y fiel comunista, aún con lágrimas en los ojos,  me confesó: “Hoy más que nunca tengo su presencia porque el siempre Comandante está en nosotros, está en todo pueblo, en todo el hemisferio, en todo ser humano y en todo el que lucha por un futuro, porque siempre ha significado la paz, la libertad y el futuro lleno de porvenir. Nos queda en nosotros seguir ese ejemplo que nos inculcó y que tenemos que llevar a la práctica para llamarnos todos: FIDEL”

Videos


Artículos Relacionados