Fidel, en el lente de mi cámara

IMG 20161202 100012Fotógrafo cubano que ostenta la Medalla al Valor Antonio Maceo, otorgada en el año 1985, por su fotorreportaje a las explosiones del Polvorín, en Tapaste, otrora provincia La Habana. Periodista que participó en la guerra de Angola, 1988-1989, y Etiopia, en septiembre de 1989, reportando para la prensa cubana. Galardonado con varios premios en festivales y concursos de la Unión de Periodistas de Cuba, (UPEC), y de la prensa escrita en Mayabeque. Carlos Reinaldo Cánovas Caso, es un hombre que mediante el lente de su cámara capta la realidad en imagen y regala al mundo su arte y profesionalismo.

 

Periodista: Carlos, tiene el placer de contarnos hoy de sus experiencias muy cerca del Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz, quien fuera su mejor modelo para fotografiar. ¿Cuándo fue la primera vez que le tomaste una fotografía a Fidel?

 

Carlos Cánovas: “Yo comienzo el trabajo de la prensa a través de un curso para fotógrafos y camarógrafos deportivos en la Ciudad Deportiva, y nos graduamos en el año 1971, y me quedo trabajando de fotógrafo en el Instituto Nacional de Deporte, Educación Física y Recreación, (INDER). Allí realicé distintas actividades hasta que en noviembre del 71, me designan de fotógrafo permanente del Estadio Latinoamericano para recoger en imagen de todas las obras constructivas que allí se realizaban como saludo al Campeonato Mundial de Béisbol de 1971.”


“En ese tiempo estando ahí, en los primeros días del mes de noviembre el Comandante en Jefe no podía estar en la inauguración del Mundial de Pelota y días antes fue al coloso del Cerro para verificar él mismo como marchaban los preparativos del evento, y se me envío para que yo hiciera las fotos allí. Él se encontraba en la parte de atrás de home con un grupo de compañeros viendo todo aquello. Me coloqué frente a él, era la primera vez que lo veía tan cerca.”


Periodista: ¿Cuál fue tú reacción al estar a solo unos metros de Fidel?
Carlos Cánovas: “No sabía que hacer. Tenía una cámara exacta a aquellas antiguas, alemanas, y me puse a contemplarlo a través de mi lente y no disparaba. Entonces un compañero del INDER me tocó por el hombro y me dijo: “Oye tú estás aquí para tirar fotos”. Y entonces yo nervioso, y Fidel me miraba porque se daba cuenta que el obturador de la cámara no funcionaba, hasta que me di cuenta y empecé a hacerle la foto. De eso hace 45 años exactamente, asi fue que yo le hice la primera fotografía al Comandante en Jefe.”


Periodista: Carlos, puedo comprobar ahora mismo su incontenible emoción. Usted me comentó hace unos minutos de una coincidencia histórica en esto que nos acaba de contar.
Carlos Cánovas: “Sí. Resulta que el 30 de noviembre de este año, cuando me encontraba en Catalina de Güines, esperando que pasara por ese poblado las cenizas de Fidel, le hice la última fotografía al Comandante. O sea, hace 45 años le hice también la primera foto a Fidel en el mes de noviembre. Y si multiplicamos 45 por 2, da los 90 años que vivió el Comandante en Jefe.”


Periodista: ¿Cuántas veces Carlos Cánovas fotografió a Fidel Castro?


Carlos Cánovas: “En muchas ocasiones, no llevé nunca la cuenta. Porque después yo me incorporé a las Fuerzas Armadas Revolucionarias, (FAR), y allí empecé a colaborar con la revista Verde Olivo, porque no me encontraba trabajando en un órgano de prensa pero sí estaba vinculado a la Empresa Militar Industrial, Liberación y como todo se relacionaba con las FAR y se me movilizaba para cubrir distintas actividades. Recuerdo por ejemplo que en el año 1978, tuvo lugar el Onceno Festival de la Juventud y los Estudiantes, estuve en muchas, muchas ocasiones junto a él. Incluso en momentos que no se esperaba la visita de él y me tomaba por sorpresa su aparición en varios lugares, pues tuve la oportunidad de fotografiarlo.”


“También en el Séptimo Congreso de la UPEC, fueron jornadas muy largas y el Comandante participó en los debates y análisis todos los días del evento. Después cada tres meses se reunía ese grupo asignado al Congreso y allí estaba él preocupado por cómo se desarrollaba en Cuba la labor de los profesionales de la prensa.”
“Capté a Fidel con mi cámara en las Sesiones de las Asambleas Nacionales del Poder Popular, en actos políticos, alocuciones en la Plaza de la Revolución, en sus visitas a centros docentes y laborales y en otros escenarios más.”


Periodista: ¿Guardas especialmente alguna experiencia junto a Fidel?
Carlos Cánovas: “Sí y contarla me remonta a aquel inolvidable día y me emociono. No lo puedo evitar. Cuando unas elecciones, Fidel ejerció el voto y allí estaba yo una vez más para fotografiarlo. Cuando el termina de votar él se reúne con la prensa y era normal que todos los periodistas nos apretáramos para estar muy cerca de él, y resulta que yo estaba a su lado y sin darme cuenta él me tira el brazo por arriba mientras conversaba con los demás colegas. Imagínate yo tenía que cumplir con mi trabajo, hacerle fotos a Fidel, pero no podía porque no me iba a ir del lado de él. Y yo con mi cámara colgada al cuello, hasta que él en una ocasión bajo la mano y aproveché para hacer mi trabajo. ¡Esas fueron las palabras más grandes que Fidel pudiera dedicarme, el sentir esa mano de él! Mano fuerte y suave a la vez, una mano amiga. En estos días he escuchado decir a muchas personas dolidas, por supuesto. ¡Hemos perdido a Fidel! Y yo digo: ¡No, no Fidel no se murió Fidel está ahora más vivo que nunca en nuestros corazones!”


Periodista: Carlos, también en tu amplia colección de fotografías hechas a Fidel Castro Ruz, se le puede ver al Comandante junto a muchos mandatarios, grandes líderes amigos de Cuba. ¿Cuáles por ejemplo?
Carlos Cánovas: “Lo he fotografiado junto a Hugo Chávez, el mandatario venezolano, Schafik Handal, entonces presidente de El Salvador, Jean-Bertrand Aristide, presidente de Haití, y con otros mandatarios de estados y gobiernos del mundo entero.”


Periodista: ¿Cómo se preparaba usted cuando le enviaban a hacer una cobertura en el lugar dónde estaría el Comandante en Jefe?


Carlos Cánovas: “Realmente, al menos en lo personal me ponía muy tenso porque iba uno a estar frente a él. En otras ocasiones te enviaban y no se podía decir por cuestiones de seguridad y demás, que Fidel debía o no de estar presente.” ”Yo recuerdo que Fidel tenía una característica con nosotros los fotorreportero de prensa, y es que él cuando estaba en una actividad trataba de mirar a todos los fotógrafos, y siempre éramos muchos, por cada centro de prensa. O sea, trataba de que cada uno de los que estábamos allí se fueran con una buena fotografía. Si él te veía a ti allá en un rinconcito trataba de acercarse lo más posible para que uno le pudiera capturar bien. Y siempre, siempre cuando terminaba su intervención en el lugar donde fuera, Fidel se acercaba a la prensa, siempre.”
Periodista: ¿Carlos, en su caso, comenzaba a fotografiar a Fidel desde que hacia su entrada?
Carlos Cánovas: “!Claro, desde que él se aparecía ya eran fotos y fotos! Sus entradas siempre eran triunfales, y para nosotros era la oportunidad de capturar buenos ángulos de Fidel, allí junto al pueblo, con los niños.”

 

Periodista: ¿Y una vez en su lente la imagen de Fidel?


Carlos Cánovas: “Traté siempre de resaltar en sus fotografías la alegría, la seriedad, el cariño, su personalidad, la sencillez, la modestia, su sabiduría, lealtad, ejemplo. Eso traté de transmitirlo siempre en mis instantáneas a Fidel. Cuando yo estaba en el servicio militar conocí a un oficial que de cariño todos llamábamos Camarada, era combatiente de la Sierra Maestra, y él contaba que cuando entró al Ejército Rebelde Fidel daba órdenes que en aquel entonces me hacía encabronar porque pensaba que eran ideas absurdas. Y después me daba cuenta que lo que él había dicho era lo correcto hacer. Según cuenta Camarada, cuando triunfa la Revolución Cubana, Fidel me envió a estudiar para la Unión Soviética, me encabroné otra vez y cuando regresé me di cuenta que Fidel tenía razón, porque quería formar a profesionales. ¡Fidel siempre tenía la razón y nos llevaba por el camino correcto! Y esa historia del oficial Camarada nunca se me ha olvidado.”


Periodista: Carlos, sería oportuno mencionar su basta obra como periodista, pues de sus 64 años, 45 los ha dedicado a la labor reporteril.


Carlos Cánovas: “Comencé como ya dije, por el INDER, luego las FAR. A inicios del año 1998 me integro al Periódico Trabajadores hasta el 2007.”


“Y ahora en la actualidad me encuentro en el Semanario Mayabeque, donde tuve que hacerle la última fotografía a Fidel, lamentable por supuesto, pero tenía que cumplir con el deber.”


Carlos Reinaldo Cánovas Caso. Fotorreportero, periodista cubano que guardará por siempre la alegría de haber conocido a Fidel y de estar mediante su cámara casi cuerpo a cuerpo. Carlos, sonriente me confesó también que comparte de por vida un vicio como el del Comandante en Jefe, fumar el mejor tabaco del mundo, el cubano, ese que desprende el aroma criollo con olor a Fidel, el Fidel de todos, el Fidel del pueblo.

Videos


Artículos Relacionados