A la Revolución no le fallaremos nunca

Cubanos, jaruqueños, llega el 2016 a su final y atrás dejamos un año intenso, vivido con muchos momentos que probaron una vez más nuestra estirpe, y convicciones.

Cuba se mantiene a la vanguardia del mundo en la solidaridad, es ejemplo para muchos pueblos y sus médicos han librado incontables batallas salvando vidas, devolviendo la vista a aquellos que el dinero separa de la felicidad, al igual que nuestros maestros, constructores, entrenadores y un sinfín de buenos cubanos que impulsados por la solidaridad de esta Revolución, practican uno de los valores más nobles que existen, el internacionalismo.

 

 

Podremos resumir el 2016 de muchas maneras, pero fue un año donde arrasamos en la ONU, al punto que por primera vez en la historia Estados Unidos se abstuvo de votar a favor de su propia política genocida del bloqueo,  que somete al pueblo cubano por más de 50 años. Cuba dio en Naciones Unidas una nueva lección al mundo y demostró una vez más, como la fe en la victoria mueve montañas y el mundo está de su parte.

 

Cubanos, reafirmamos en el VII Congreso del Partido nuestro Socialismo y como pueblo, ratificamos la confianza en nuestros dirigentes y en seguir defendiendo nuestras conquistas al precio que sea necesario.

 

Compatriotas, dos momentos claves tuvo este 2016 que ya dejamos atrás, primero las celebraciones en todo el país del 90 cumpleaños de nuestro Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz que tuvieron lugar el pasado 13 de agosto y luego lo relacionado con su fallecimiento el 25 de noviembre último, cuando el pueblo cubano demostró en cada rincón de esta Isla el inmenso amor y el respeto que sentía y siente por su líder histórico e invicto Comandante. Fueron días de mucho dolor pero también de mucha unidad, donde el mundo comprobó de verdad la dimensión del gigante invicto que nos dio la verdadera libertad.


Fidel es Fidel, como bien dijo Raúl Castro y su principal legado fue demostrarnos que sí se puede, que sí se pudo y que sí se podrá, y tal y como aseveró nuestro máximo dirigente,: “Fidel se marchó invicto, pero su espíritu de lucha permanecerá en la conciencia de todos los revolucionarios cubanos, de hoy, de mañana y de siempre”.

 

Ante nosotros un 2017 cargado de nuevos retos, nuevas metas y nuevos sueños, será un año donde unidos volveremos a demostrar que sí se puede seguir haciendo Revolución en las narices del Imperio, tenga este, el presidente que tenga. Para los cubanos no hay tarea que no pueda ser cumplida ni resistencia que pierda la dignidad, y ahí están los 58 años que llevamos de libertad, igualdad y justicia para demostrarlo.

 

En Cuba no hay cabida para el capitalismo, lo ratificó Raúl hace unos días en la Asamblea Nacional del Poder Popular, pero se viven momentos en que la preparación y capacitación es clave para continuar con nuestro desarrollo. Cuba sigue firme la consolidación de su socialismo.

 

Entramos al 2017 firmes, con el legado de Fidel presente, y con el juramento perenne de que no le fallaremos a él, ni a Raúl ni a los miles de buenos hombres y mujeres que por siglos han dado su vida por lograr lo que hoy tenemos.

 

A la Revolución no le fallaremos nunca, bienvenido el año 59 del triunfo revolucionario. Patria o Muerte, que la patria nos contempla orgullosa.

Videos


Artículos Relacionados