Al Maestro de la Radio

Recuerdo su magistral conferencia en Radio Progreso hace ya algunos años, disertando sobre guión y dramaturgia en los programas humorísticos de la radio. Ese mi fue mi único acercamiento físico con el maestro Alberto Damián Luberta Noy, quién lamentablemente hace apenas unas horas dejó de estar entre nosotros.


alberto-luberta-radio-cubanaMe referí a mi único acercamiento físico con Luberta, porque los que trabajamos en la amplia la familia de la Radio Cubana siempre, de alguna u otra forma tomamos como referente  la obra y experiencia de ese duende de la alegría, el dicharacho, el creador y devenido padre de personajes inolvidables, y el único realizador cubano en mantener por cinco décadas un programa tan querido por el pueblo, como lo es Alegrías de sobremesa.


Hoy tal vez Aurorita Basnuevo y Mario Limonta, o mejor Estelvina y Sandalio Heriberto, dejan escapar suspiros de tristezas y lágrimas de dolor por la pérdida física de Alberto Luberta, pero mañana, y de eso sí estoy seguro, llegarán al estudio de grabación de Progreso a animar los días y los corazones de millones de cubanos que siempre esperamos un nuevo enredo en el vecindario.


La muerte, o “La Pelona”, como solía el propio Luberta poner en el diálogo de sus personajes, sencillamente no puede borrar la huella indeleble de este maestro de la Radio Cubana. Amante de la música, el cine y el arte en general, pero a su vez ferviente revolucionario y activo cederista hasta los últimos instantes de su vida.


Hoy los que crecimos con sus programas no olvidaremos a Alberto Luberta, el reconocido con el Premio Nacional de Radio y Premio Nacional de Humorismo por la obra de toda la vida, pero también al sencillo, modesto y generoso hombre que nunca abandonó su vetusta máquina de escribir.      


Vives y vivirás por siempre Maestro, en las paredes de Radio Progreso, en el pensamiento de los radialistas, en el corazón de tus oyentes, esos tus verdaderos críticos y fieles admiradores.

Videos


Artículos Relacionados