RADIO JARUCO

Font Size

SCREEN

Layout

Direction

Menu Style

Cpanel

Gerardo Hernández y los Cubacán

Desde una celda en la prisión de Victorville, en los Estados Unidos, Gerardo Hernández Nordelo, uno de los Cinco, concibió una obra de amor que enfatiza aún más el sobrenombre ganado en la cárcel y que lo enorgullece: Cuba.

Se trata de un proyecto que puede materializar desde hace más de cuatro años gracias al apoyo incondicional de su amigo canadiense, de 60 años, Bill Ryan, y en esencia consiste en crear para los peloteros de su equipo Industriales, bates de arce, una madera que por su calidad también se usa en la fabricación guitarras y bajos.

 

En ese tiempo, 200 maderos llegaron a Cuba y hoy se entrenan, juegan con ellos o los conservan como un regalo, valiosos peloteros de los Azules de ayer como Javier Méndez y de hoy, como Alexander Malleta.

 

Como fanático del béisbol, Gerardo puso su corazón en la tarea y comenzó, en primer lugar a instruirse sobre las normas internacionales que establecen cómo debe ser un bate de pelota, para luego pasar la información al amigo Bill, quien en el sótano de su casa en Ottawa, Canadá se iniciaba en la creación de los implementos deportivos.

 

Y así comenzaron a llegar al país a  través de la Embajada cubana en Canadá o aprovechando el viaje de amigos de Bill y de los Cinco, los bates con el logo Cubacán y la firma de Gerardo, que devinieron inspiración para la alineación de Industriales.

 

En el 2012 cuando Bill Ryan visitó la Isla y dijo al reunirse con los peloteros tan admirados por el prisionero cubano: “Con Gerardo aprendí cómo hacer bates y creo que los resultados son satisfactorios, pues Sam Bat, compañía canadiense que produce cientos de maderos de distintos tipos para las Grandes Ligas, aprobó nuestro modelo”.

 

En la empuñadura de los bates Cubacán puede leerse el nombre de Bill junto al de su esposa Nora,  y los bates que se destinan a otros equipos del país llevan la firma de Fernando, Ramón, Antonio y René.

En el 2013 y el 2014 más de un centenar de bates personalizados llegaron a las manos Tabares, Rudy, Urgellés, Despaigne  Frank Camilo Morejón, Lisbán, Correa, y aunque desde hace cuatro temporadas los Azules no se coronan con el éxito, Gerardo Hernández se mantiene fiel a su equipo y al béisbol cubano.

 

Para ese gigante crear bates para nuestros peloteros, supone algo más que un pasatiempo, es la manera que se inventó para regresar al Latino una y otra vez, donde la afición cubana le tiene reservado un sitio especial junto a Armandito el tintorero.

Usted está aquí: Comentarios Gerardo Hernández y los Cubacán