Febrero sabe a letras

Una vez más la literatura convoca en febrero. La 26 Feria Internacional del Libro de La Habana fue inaugurada ayer en la Calle de los Artilleros de la Fortaleza San Carlos de La Cabaña, con la presencia de su figura principal, Armando Hart, personalidad a la que se dedica esta edición del popular evento, que tiene –además– a Canadá como País Invitado de Honor.

 

Al acto asistieron los miembros del Buró Político del Partido Miguel Díaz-Canel Bermúdez, primer vicepresidente de los Consejos de Estados y de Ministros; Esteban Lazo Hernández, presidente de la Asamblea Nacional de Poder Popular; y Mercedes López Acea, vicepresidenta del Consejo de Estado y Primera Secretaria del Partido en La Habana; así como Abel Prieto, ministro de Cultura, entre otras personalidades.

 

Dos materiales audiovisuales, uno dedicado a la obra revolucionaria y de pensamiento del Comandante en Jefe y otro a la labor de Hart Dávalos, fueron proyectados en la velada de apertura.

 

Al declarar el evento oficialmente inaugurado, Juan Rodríguez Cabrera, presidente del Instituto Cubano del Libro, y director de la Feria, expresó que esta se realiza en un año muy especial por el sistema del libro en Cuba, pues «justamente en el 2017 se cumple el medio siglo de la fundación del Instituto Cubano del Libro, por el Comandante en Jefe Fidel Castro».

 

Destacó el protagonismo que ejerciera desde esos inicios el Doctor Armando Hart, cuando se estrenara como Ministro de Educación en la Cuba revolucionaria y más tarde, en 1976, como Ministro de Cultura, que por sus hondos conocimientos sobre el Héroe Nacional, dirige hasta hoy la Oficina del Programa Martiano y la Sociedad Cultural José Martí.

 

Para hoy en la Sala Nicolás Guillén de La Cabaña, desde las 10:00 a.m. está previsto el coloquio Fidel, política y cultura, que incluye los paneles Formación del pensamiento político de Fidel Castro, estrategia, ideas y acción en la lucha revolucionaria; Fidel, constructor de la nueva sociedad; y Fidel, la solidaridad y el internacionalismo.