Importancia de los tributos en Cuba

Los tributos en Cuba son prestaciones pecuniarias o monetarias son un aporte o un pago en dinero que el Estado exige a los ciudadanos, por medio de la ley, con el objetivo de obtener los recursos que necesita para sufragar o financiar el gasto público. Para conocer sobre la importancia de los Tributos en Cuba, converso con Odalys Armenteros Caro, asistente al contribuyente en la Oficina Nacional de la Administración Tributaria, en la Ciudad Condal de Jaruco.

 

Periodista: ¿Odalys, qué es el gasto público? ¿Por qué tributar constituye un acto de responsabilidad ciudadana?

 

Odalys Armenteros: “En Cuba, gasto público significa acceso gratuito a los servicios de salud, educación, formación deportiva, artística, científica, la asistencia y seguridad social a los ancianos y enfermos; los servicios comunales, la defensa del país, entre otros, concebidos como derechos constitucionales de todos los cubanos.


Esos beneficios sociales que todos recibimos gratuitamente, cuestan, son caros, y los tributos son los medios o mecanismos que el Estado emplea para poder costearlos. Por lo tanto, tributar constituye un acto de responsabilidad ciudadana, pues se trata de un deber social que se revierte en el bien de todos. Los tributos se clasifican como impuestos, tasas y contribuciones. Los impuestos: son los que se exigen sin que quien los paga obtenga un beneficio determinado por hacerlo; las contribuciones, por el contrario, sí tienen un destino preciso que beneficia directa o indirectamente al obligado a su pago.


Ejemplo, la pensión que reciben las personas que se jubilan, proviene del dinero que estas pagaron como contribución a la seguridad social mientras trabajaron. Algo semejante sucede con las tasas, pues aquel que la aporta recibe a cambio un servicio o actividad por parte del Estado. Por ejemplo, para poner un cartel o anuncio para que el negocio sea conocido, se debe pagar la tasa por la Radicación de Anuncios y Propaganda Comercial”.

 

P: ¿Cómo se le denomina a quienes pagan los tributos?

 

Odalys Armenteros: “A quienes pagan los tributos se les denomina contribuyentes y pueden ser personas naturales o personas jurídicas. Persona natural es cada ciudadano individual. Personas jurídicas, en cambio, son las empresas o instituciones. Al convertirse en contribuyente, el ciudadano establece una relación legal con el Estado y tiene que cumplir con los deberes que esa relación le imponte.


Es necesario, entonces, que cada contribuyente se informe sobre la legislación y los procedimientos tributarios que inciden sobre él, así como sobre sus deberes, porque el desconocimiento de estos no lo dispensa, ni lo libra de las sanciones que la ley dispone para aquellos que incumplen con lo establecido. También deben indagar acerca de sus derechos para exigir que sean respetados”.

 

P: ¿Qué Ley norma los tributos y quién hace que esta se cumpla?

 

Odalys Armenteros: “Los tributos se establecen en La Ley Número 113 del Sistema Tributario, que fue aprobada por la Asamblea Nacional del Poder Popular de la República de Cuba el día 23 de julio de 2012 y publicada en la Gaceta Oficial Ordinaria No. 53 del 21 de noviembre de 2012. Esta ley derogó o sustituyó a la Ley Número73 de 1994, que constituyó la primera reforma tributaria de la Revolución. La Ley Número 113 del Sistema Tributario establece 25 tributos, que se dividen en 19 impuestos, 3 contribuciones y 3 tasas. La aplicación de la Ley Número 113 del Sistema Tributario es responsabilidad de la Administración Tributaria, la cual está conformada por un conjunto de instituciones públicas: , el Ministerio de Finanzas Precios, la Oficina Nacional de Administración Tributaria (ONAT), la Aduana General de la República y otras entidades que legalmente se autoricen.


De esas instituciones la que se dedica específicamente a garantizar que se aplique la legislación tributaria es la ONAT. Una organización que tiene tres niveles jerárquicos: municipal, provincial y la Oficina Central y como funciones: ofrecer la información y asistencia necesaria a los contribuyentes, fomentar la cultura tributaria, gestionar, controlar, determinar, recaudar y fiscalizar los tributos y otros aportes, aplicar intereses, recargos y sanciones, tramitar solicitudes de devoluciones de ingresos, certificaciones fiscales, planteamientos, solución de las reclamaciones que se presenten contra sus actos, y realizar cualquier otra tarea relacionada con su actuación que dispongan la Ley y el Estado.

 

Agradecemos a Odalys Armenteros Caro, asistente al contribuyente en la Oficina Nacional de la Administración Tributaria, en Jaruco, por sus informaciones. Y a propósito del tema, le digo que para conocer más sobre el tema tributario, puede escribir a la dirección Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla. .

Videos


Artículos Relacionados