Ricardo Alberto Pérez, una vida dedicada al arte y los demás

Jaruco, Mayabeque. Este 20 de junio el escritor de Jaruco Ricardo Alberto Pérez está de cumpleaños. Y la fecha debía inscribirse en el alma de este pueblo porque, aunque Richard, como también le llaman, no nació en esta ciudad, aquí ha vivido las etapas más fecundas e intensas de su existencia para la literatura hispanoamericana.

 

Dice que la poesía nació con él, aunque no fue hasta los 18 que se aventuró en parir como versos inusitados los pensamientos que arrasaban su alma desde niño. Algunos grandes escritores de este país concuerdan en que lo maravilloso de la obra lírica de Ricardo Alberto radica en que tuvo el ingenio suficiente para convertir sus poemas en “oraciones, dardos envenenados y benditos con tierra y sal”.

 

La sensualidad, el doble sentido, el sarcasmo, la ironía y la crítica redundan en sus libros. Y aunque no falta quienes tilden de raros los versos del escritor jaruqueño, lo cierto es que él supo romper los esquemas y llevar a un mismo plano la conversación y los símbolos, lo neobarroco y lo real. Y no podía resultar de otro modo, porque según él mismo ha confesado, “lo más importante es la ruptura conmigo mismo, porque me ha dado la posibilidad de ver la poesía en lugares donde no la veía”

 

Su inconformidad como creador lo llevó a incursionar en la prosa y hoy está a punto de ver la luz su primera novela que lleva el título sugestivo de Arácnidos. La crítica literaria también ocupa sus horas más preciosas porque le permite arrebatar máscaras, desentrañar signos, dibujar secretos y ahora se empeña en reunir algunos de sus mejores trabajos en un libro que lo tiene sin sueño.

 

Ricardo Alberto Pérez cumple 51 años de edad y para él se trata de agujeros en el árbol de una vida dedicada al arte y a los demás. Es padre, amigo, buen esposo y amante de la verdad y una de las personas más inteligentes y talentosas que conozco.

 

Y no se trata solo de mi parecer, sus conocimientos, su mirada aguzada por la sensibilidad y los años de oficio resulta un buen termómetro en los Premios literarios más prestigiosos de Cuba en los últimos años. También hay que contar con Ricardo Alberto Pérez para traducir del portugués al español novelas y poemarios que han dado la vuelta al mundo.


Ricardo Alberto Pérez es de mediana estatura, ojos claros y cabello rizado. Anda por esta ciudad y como un hombre simple hace las compras en el mercado y charla con los amigos en cualquier esquina. Quien lo conozca poco jamás adivinaría que tras esa apariencia tan común se esconden la sabiduría y la genialidad.

Videos


Artículos Relacionados

Variados