El Cenesex también dice «tolerancia cero» a la trata de personas

La Relatora Especial de la Organización de Naciones Unidas sobre los derechos humanos de las víctimas de la Trata de Personas, especialmente mujeres y niños, Maria Grazia Giammarinaro, visitó este jueves el Centro Nacional de Educación Sexual (Cenesex) con el propósito de intercambiar sobre el trabajo de esa institución.

 

Durante la jornada, sostuvo un encuentro con Manuel Vázquez, subdirector del Cenesex, en el cual la Relatora conoció la labor de la institución cubana en los temas relacionados con la cuestión de la trata, sobre todo desde el eje de la prevención.

 

De acuerdo con Vázquez, el Cenesexe ha estado dialogando y generando espacios sobre la trata de personas desde el año 2012.

 

Asimismo, explicó que el Cenesex ha celebrado hasta el momento dos simposios sobre la violencia de género, prostitución, turismo sexual y trata de personas, en los cuales han participado importantes académicos, políticos, y activistas de todo el mundo.

 

El subdirector refirió que Giammarinaro también conoció detalles sobre el Plan de Acción del centro, que se inserta en el Plan de Acción Nacional para la Prevención y Enfrentamiento a la Trata de Personas (2017-2020).

Las preguntas de la Relatora estuvieron relacionadas con el trabajo y la forma en que el Cenesex enfrenta el tema de la trata, sobre todo en el caso de las personas transgénero, que por sus características son vulnerables al fenómeno, acotó Vázquez.

 

La visitante nos felicitó por el trabajo que hacemos y nos llamó la atención también a mirar hacia otros tipos de violencia que pueden volverse más sutiles y encubiertas, concluyó.

 

CUBA NO ENFRENTA SOLA EL FENÓMENO

Nuestro país siempre ha mantenido un alto compromiso con la sociedad en temas como educación, deporte, salud y cultura, lo que se logra trabajando desde las instituciones gubernamentales hasta la comunidad y la familia.

 

Por ello, para prevenir la trata de personas, la Isla cuenta con una serie de instrumentos jurídicos que permiten enfrentar el fenómeno y otras conductas asociadas con ello, como el proxenetismo, la prostitución o la pornografía.

 

Recientemente, nuestro país entregó el Plan de Acción Nacional para la Prevención y Enfrentamiento a la Trata de Personas (periodo 2017-2020) a la Relatora Especial sobre los derechos humanos de las víctimas de ese delito, Maria Grazia Giammarinaro, que se encuentra de visita oficial en Cuba.

 

Dicho documento es prueba del empeño del gobierno de la Isla en cumplir con el Protocolo de Palermo, que se encarga de prevenir, reprimir y sancionar la trata de personas, especialmente mujeres y niños, y del que nuestro país es parte desde el 20 de junio del 2013.

 

Por esta razón, desde hace cuatro años, Cuba presenta informes anuales en donde quedan reflejadas las actividades para el enfrentamiento y la prevención a la trata de personas.

 

El Plan de Acción se encuentra ligado a dichos informes, pues muestran que Cuba mantiene una política de tolerancia cero al fenómeno.

 

Se trabaja desde tres ejes fundamentales: la prevención, el enfrentamiento a la trata y la protección a las víctimas para lograr que este delito –con poca expresión en territorio nacional- no se incremente.

 

De acuerdo con datos del Ministerio de Relaciones Exteriores, solamente se han juzgado y reportado anualmente entre nueve y 13 casos domésticos -por corrupción de menores y proxenetismo-.

 

Asimismo los casos no han estado asociados a redes criminales, sino que se encuentran en el marco familiar, con excepción de casos de víctimas cubanas que se encuentran en el exterior.

 

El Plan de Acción mostró que durante el 2015, 28 mujeres víctimas de trata regresaron a nuestro país, mientras que las autoridades cubanas cooperaron en otros 37 casos con autoridades foráneas.

 

Todo este trabajo de prevención y enfrentamiento se logra demás gracias a la colaboración de instituciones como la Fiscalía General de la República y los ministerios de Justicia, del Interior, de Educación, Educación Superior, de Trabajo y Seguridad Social, Salud Pública y de Relaciones Exteriores.

 

También colaboran la Federación de Mujeres Cubanas y el Centro Nacional de Educación Sexual.

 

A pesar de que la trata de personas no es un fenómeno nuevo, se ha incrementado en las últimas décadas a nivel mundial, y debido al carácter transnacional que se da en ocasiones se hace necesaria la colaboración entre los países de tránsito, origen y destino para enfrentar el fenómeno y ofrecerle protección a las víctimas.

 

Por Gabriela Ávila Gómez | Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Videos


Artículos Relacionados