Los primeros pobladores de la Ciudad Condal

Un proceso curioso precedió a la fecha de fundación de la Ciudad Condal de San Juan de Jaruco y resulta interesante analizarlo:
La Ciudad Condal, comenzó a construirse a una buena distancia del emplazamiento correspondiente a su primer núcleo de población relevante, ubicado en las cercanías del río, como ya se sabe.


Algunos historiadores expresaron el criterio de que sus crecidas influyeron en el afán de edificarla sobre la cúspide de una elevación, evitando de esa manera las inundaciones, incidente bastante probable aún en aquella época y como consecuencia del caudal del río.

 

ciudad-condal-jaruco-iglesia
Sin embargo, puede considerarse además, la interpretación ideológica de otros escritores, relacionada con el hecho de que Gabriel Beltrán de Santa Cruz y Aranda, reflejó el poder de la clase dominante a la cual perteneció, eligiendo la altura proporcionada por la geografía de la zona: si iba a invertir su capital en una ciudad, la misma no estaría escondida en un barranco, sino, todo lo contrario, debería ser vista y admirada desde otras latitudes.


Y, precisamente, la detención del desarrollo, de aquella comunidad que parecía ser llamada a constituirse ubicada en las cercanías del río, y la posterior urbanización de Jaruco en un terreno más elevado, constituyó el hecho cultural más importante hacia 1769, como consecuencia de la decisión de su promotor, quien por cierto, era un hombre entregado plenamente a los intereses colonialistas.


Colocar en manos de Carlos III de España una comunidad en tal posición estratégica, le hizo convertirse en una plaza fortificada de la Metrópoli, de la cual recibió enorme influencia cultural, debido a que los gobernantes de la Ciudad tuvieron una adhesión perenne a los intereses de la corona.


Puede asegurarse que, cada acontecimiento social de las cortes, se celebraba en Jaruco con la misma fuerza que en la vecina ciudad de La Habana.


arquitectura-jaruco-ciudad-condal¿Fueron parte de los habitantes del río, quienes abandonaron sus hogares y comenzaron a construir las casas en el sitio escogido en terreno más alto? o ¿Fueron los primeros pobladores de la ciudad personas de otras generaciones, descendientes de naturales de Islas Canarias o de diferentes provincias de la Metrópoli? En cualquiera de los casos, si Beltrán de Santa Cruz se atuvo al pie de la letra a lo pactado en este aspecto, los pobladores debían ser oriundos de Jaruco.


Entonces, es muy probable que la nueva sociedad de la ciudad en construcción, haya comenzado con una pequeña célula integrada por hombres, mujeres y niños, provenientes de las proximidades del río y de la campiña cercana. Ellos fueron actores de una singular conquista, cortaron árboles con pobres herramientas y edificaron sus rústicas casas con manos poco experimentadas para el arte de la construcción, allí mismo donde antes sólo había monte.


Aquellas viviendas de la ciudad pactada por Don Gabriel, comenzaron a fabricarse entre el mes de abril y el de junio de 1769. Ocurrió así el desbordamiento de un mar de solicitudes, para continuar instalando domicilios y más de 180 personas pretendieron aparecer en la lista para residir en los predios del Conde de Jaruco, donde 36 esclavos se sumaron al número primario de habitantes.


 Así Jaruco fue tomando forma. El centro de la población y sus calles respondieron al esquema tradicional de villa, donde una explanada, que posteriormente sería transformada en plaza, fue rodeada por algunas viviendas y las construcciones principales, vale decir, la iglesia católica, la casa de gobierno, la cárcel municipal y un casino o lugar de reunión.

Videos


Artículos Relacionados