Juicio Causa 37

Luego del golpe fallido a los asaltos a los cuarteles Moncada en Santiago de Cuba y Carlos Manuel de Céspedes en Bayamo, el 26 de julio de mil 953, Fidel Castro Ruz, máximo organizador de la acción, sería acusado junto a otros compañeros.
    


El Tribunal de Urgencia de Santiago, escenario del juicio, fue radicada la causa 37, donde el propio joven Fidel sería abogado de su acusación, lo que se conocería más tarde como el alegato de autodefensa, La historia me Absolverá.
    
El lunes 21 de septiembre de ese año  se inició la primera sesión del juicio en el Palacio de Justicia, donde todos los Jóvenes del Centenario fueron esposados. Nadie podía hablar con los acusados, ni siquiera los abogados pudieron entrevistarse con sus defendidos.
    
Durante el juicio los participantes en las acciones del Moncada, se comportaron con una valentía y dignidad sin paralelos, y destruyendo todas las mentiras de la tiranía.
        
Como resultado del proceso judicial, disfrazado con leyes que no favorecían a los jóvenes revolucionarios y se impusieron penas de 13 años de prisión a Raúl Castro y otros tres compañeros; 23 asaltantes recibieron cadena entre 3 y 10 años y a las dos mujeres a siete años  de prisión en la cárcel de Guanajay.
    
Al concluir el juicio, los hombres fueron remitidos por avión al reclusorio  nacional de Isla de Pinos, mal llamado, Presidio Modelo. En Santiago de Cuba quedó Fidel incomunicado, pendiente a ser juzgado.
    
Sometidos a un régimen penitenciario de aislamiento, sin contacto con el resto del penal, los jóvenes del Centenario organizaron actividades de contenido revolucionario y donde Fidel le prestaba gran atención a la elevación del nivel político y cultural  de sus compañeros y con este fin fundó la academia “Abel Santamaría”, donde se daban clases de matemática, historia, filosofía, oratoria y otras y donde se creó la biblioteca bajo el nombre de Raúl Gómez García.
    
El juicio a los asaltantes a los cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Céspedes, marcó una pauta trascendental en el auge revolucionario en Cuba. Inició un período de lucha armada, creó una nueva dirección y organización militar. Destacó a Fidel Castro como máximo dirigente de la lucha que posteriormente se avecinaría; y sirvió de antecedente  y experiencia  para la expedición del Granma y la acción Guerrillera de la Sierra maestra.

Videos


Artículos Relacionados

Variados