La Radio en su corazón

Desde hace unos días los trabajadores de Radio Jaruco extrañamos a uno de los realizadores de programas más destacados de esta emisora, Luis Ernesto Machado Barrios. ¡No, no, no le ocurrido nada malo! Esta vez quien le ha llamado a descansar fue “el retiro”.

 


luis-ernesto-radio-jarucoLuisito(de pie a la derecha), como le llamamos en La Voz de la Ciudad Condal, ahora se encuentra en su casa respirando sin tanto trajín, sí porque, por más de dos décadas este hombre ha dedicado días y noches enteras a Radio Jaruco.


En su estudio de trabajo, sentado en su sillón de madera mira una y otra vez a su amiga inseparable, la vetusta máquina de escribir, quizás agradeciéndole por su uso durante tantos años, o por el temor a que se oxide un poco, ahora por dejar de trabajar.

 


Pero, Luis Ernesto Machado Barrios no está nada triste por el retiro. Hace solo unos días cuando, como de costumbre le fui a dar una vuelta, y disfrutar de un sabroso café, me comentó que en radio Jaruco ha pasado los mejores momentos de su vida, porque este medio le facilitó, por ejemplo, entrevistar y conocer a importantísimas figuras cubanas e internacionales del ámbito cultural, militar, del deporte, políticos, incluso a embajadores de varias naciones radicados en Cuba.


Eso sin dejar de mencionar el reconocimiento mayor para él, el cariño de los oyentes, porque fueron cientos de amistades las que alcanzó en toda la región, cuando Radio Jaruco transmitía para Madruga y Santa Cruz del Norte.


Y como dice el refrán popular… “honor a quien honor merece”, no se puede hablar de Luisito en esta emisora sin dejar de mencionar la gran mayoría de premios que alcanzó en certámenes provinciales y nacionales de la Radio Cubana, además de guardar con cariño El Caracol de la UNEAC, los reconocimientos por parte de la Sociedad Cultural José Martí y las Ferias Internacionales del Libro, en fin han sido tantos, que no tiene para cuando acabar.


Luisito, como muchos otros realizadores que se formaron en Radio Jaruco, se retira satisfecho de haber escrito y dirigido por muchos años programas como Desde La Radio,   Hablando de arte, Para vivir en familia, Después de los 60, Siguiendo a Failde, La sobremesa, La música un hada invisible, y otros tantos que emergieron de su inmensa creación de artista innato.


En sus espacios fueron casuales los temas polémicos, críticos, de amplía notoriedad social, y a la vez colmados de un alto valor identitario, patriótico y de un exquisito lenguaje apto para todo tipo de públicos.


Así, entonces en medio de cintas, grabadoras, micrófonos y guiones le fueron llegando los años a Luisito, a quién considero entre las personas más importantes en la formación de nosotros los más jóvenes. Fue por eso que muchos le protestamos y suplicamos que no se fuera, pero en su mirada un tanto cansada nos percatamos que necesita de un descanso, de la familia y pasar a ser esa especie de asesor de nosotros los más jóvenes. Entonces, lo comprendimos.     


Gracias Luisito por tus creaciones, no te des por vencido nunca. Ya nos enseñaste lo más importante, llevar como tú… la radio en el corazón.

 

Foto: Angel Riverón

Videos


Artículos Relacionados