Raúl Castro y el Moncada

El 3 de junio de 1931 en Birán, actual provincia de Holguín, nació Raúl Modesto Castro Ruz, quien es hoy, tras una fructífera trayectoria revolucionaria, Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros de Cuba.

 

 


Cursó sus primeros estudios en Santiago de Cuba, luego se trasladó  a La Habana y allí estudió la Secundaria e ingresó en la Universidad, donde participó desde bien temprano en las luchas estudiantiles contra el corrupto gobierno de Carlos Prío Socarrás y luego contra la tiranía de Fulgencio Batista.


En el año 1953 Raúl Castro asistió como delegado a la Conferencia Internacional de Defensa de los Derechos de la Juventud, que se llevó a cabo en Viena y fue invitado a participar en la Reunión del Comité Internacional Preparatorio del IV Festival Mundial de la Juventud y los Estudiantes en Bucarest.


Formó parte de los jóvenes que el 26 de julio de 1953 asaltaron al Cuartel Moncada, en la ciudad de Santiago de Cuba, dirigidos por su hermano Fidel. Durante el asalto le fue encomendada la misión tomar el Palacio de Justicia en apoyo a la acción principal. Fue condenado a 13 años de prisión en el Presidio Modelo de Isla de la Juventud.


Existe una anécdota poco conocida que contó la inigualable Marta Rojas de los días del asalto al Moncada en que se pensó por un  tiempo que era Raúl Castro el jefe de las acciones del 26 de julio de 1953. Él mismo se echó la culpa.


Resulta que Raúl Castro Ruz, fue capturado antes que Fidel y cuando este no sabía nada sobre la suerte corrida por su querido hermano, en ese momento lo que sí conocía Raúl era que el segundo Jefe del Movimiento, Abel Santamaría había sido asesinado.
Entonces aquel joven flacucho de apenas 19 años no quiso que se dijera que el asalto era obra de un grupo de locos o terroristas y asumió la entera responsabilidad del asalto al Moncada, exponiendo las razones de los jóvenes revolucionarios para hacerlo.


En una foto histórica tomada en el VIVAC de Santiago de Cuba por Senen Caravia, aparece Raúl Castro y un grabado que dice:” Este jovencito, que no aparenta tener más de 18 años de edad, hermano del que se acusa como Jefe del movimiento insurreccional, Dr. Fidel Castro, se nombra Raúl Castro Ruiz, fue detenido ayer cerca del poblado de San Luis. "Este individuo, según informes, fue el que dirigió personalmente a los atacantes del Cuartel Moncada el pasado domingo, y estaba parapetado en el edificio del Palacio de Justicia, logrando huir en la confusión que se formó, al ser repelida la agresión por la guarnición del Moncada.


Después de los acontecimientos del Moncada, sigue su relato Marta Rojas,  Raúl que conocía la topografía santiaguera, salió de la ciudad. Pensó dirigirse a su casa, en la zona norte de la región oriental. Al cabo de 72 horas, sin embargo, fue interceptado por una pareja de la Guardia Rural. De primer momento no reveló su identidad. Dijo que había ido a los carnavales de Santiago, pero que al quedarse sin dinero debía volver adonde sus padres. La excusa no valió: fue conducido al cuartel de la zona y de ahí a Santiago que era el destino inevitable.


En las declaraciones tomadas al joven Raúl Castro Ruz (escribieron Ruiz) en el propio Vivac, manifestó que "había que destruir el gobierno primero, para después adecentar al país y hacerlo progresar como es debido; hacer la Reforma Agraria, pero no es solo dar la tierra a los campesinos, es algo más que eso, es darle la tierra y hacerla producir; el sistema este es malo desde que empezó la República; Cuba está llena de analfabetos, se cometen injusticias, se le roba el dinero al pueblo, había que derrocar el régimen de Batista para iniciar la Revolución"


Posteriormente, en septiembre, cuando se celebró el juicio por los sucesos del Moncada, Causa 37, el Fiscal increpó a Raúl Castro  porque en la vista del juicio se declaraba un combatiente de fila, lo cual entraba en franca contradicción con sus declaraciones previas en el VIVAC santiaguero.


Con las manos cruzadas a la espalda, el mentón alzado, el pelo cortado como un cepillo y una discreta sonrisa prendida en sus labios, Raúl se cuadró ante el tribunal y respondió: “Cuando me tomaron declaración en el VIVAC, asumí la responsabilidad del Movimiento porque suponía que habían matado a Fidel, sabía que Abel había sido asesinado y alguien tenía que asumir la responsabilidad de aquella acción que se frustró en la primera intención. Pero, estando vivo Fidel, afortunadamente, las cosas volvieron a su lugar. Yo soy un simple soldado a quien se le asignó una posición y un cometido.
A día de hoy es una historia que merece ser contada muchas veces por mostrarnos a un Raúl Castro convencido de la grandeza del movimiento revolucionario que defendía, un hombre que desde la juventud e inexperiencia de aquellos 19 años no le importó como a muchos otros poner su vida en riesgo por defender la libertad de su tierra.  

Nota: Para la realización de este trabajo se tomaron datos de Ecured

Videos


Artículos Relacionados

Variados