Deysi, un ángel que se nos fue

Como todo ángel partió este miércoles, al desconocido viaje a la eternidad, Rosario Deysi Rubio Barceló. Una mujer toda entrega y amor a una profesión a la que dedicó cuerpo y alma, el magisterio.


Y es que Deysi Rubio como le conocían amigos y familiares, fue una alfabetizadora que enseñó a leer y a escribir a aquellos que en los primeros años tras el triunfo de la Revolución Cubana no sabían tan siquiera firmar con su propio nombre.

 


Fundadora de la Escuela Especial Camilo Cienfuegos, de Jaruco, en la década de los 80, Deysi se convirtió en una destacada activista de ese centro docente siendo directora de la institución por diecisiete años.


Maestra o directora, como le solían llamar alumnos y trabajadores era de las primeras en llegar y como por arte de magia enseguida alistaba la escuela especial para recibir a esos niños que de seguro la recordarán por siempre.


Educadora de varias generaciones de jaruqueños fue merecedora de la distinción José “Pepito” Tey, por tener más de 25 años de labor ininterrumpida en tan hermosa y humana profesión, como lo es ser maestra, sin desatender la familia y el hogar.


Rosario Deysi Rubio Barceló, o simplemente maestra Deysi, como era aclamada en el pueblo, siempre tuvo perenne su vocación por enseñar, tanto que  retornó al sector de la educación, estando ya jubilada, porque sabías que aún faltaban niños por recibir su experiencia.


Maestra de maestros, a dónde hayas ido te seguiremos más adelante, pero tu voz y carisma quedarán siempre en las aulas y pasillos de la escuela especial de Jaruco a la que diste parte de ti, gracias.


Hoy más que nunca comprendemos que tu esfuerzo y dedicación a la obra de enseñar no fue en vano porque vemos el fruto en los hombres y mujeres que hoy agradecen a tus manos por enseñarles los primeros pasos de la vida escolar.

Videos


Artículos Relacionados